¿Cuba debate, o Cuba se queja?

Logo de CubadebateSiempre que la santa conectividad me lo permite dejo Cubadebate para leerlo al final. Es algo así como el ritual del postre que deja el mejor sabor en los labios, pero que además siempre te deja con el deseo de probar más. Con un staff de editores y colaboradores de tanto prestigio y calibre uno pensaría que la mayoría de los artículos serían más incisivos, las preguntas más provocativas y el seguimiento a los temas más intenso, pero vivimos tiempos de réplicas de artículos de terceros y banalidades sobre gorditos bailando el tema Despacito de Luis Fonsi.

Triste decir que mis conocidos casi que ignoran los artículos supuestamente “calientes” para irse a leer detalladamente los comentarios, más incisivos, con preguntas más provocativas y hasta con seguimiento. Como el sitio se reserva la publicación o no de los comentarios, es probable que comentarios valiosos se hayan perdido por el camino, mientras que pululan los que se acercan peligrosamente a la extrema izquierda o los que intentan desvirtuar el contenido de otros desviando la atención hacia la ortografía y cosas más fútiles (sin restarle importancia a la ortografía).

Parecería tal vez que el propósito principal del sitio, más allá de informar con actualidad, es el de actuar como válvula de escape para que la gente “descargue” virtualmente contra la problemática cotidiana y tal vez conseguir así un estado de opinión sobre diversos temas. No puede ser de otra cuando los foristas hacen preguntas muchas veces más inteligentes que los periodistas y nadie, ni entrevistadores, ni entrevistados, se toman el trabajo de responder en la mayoría de las ocasiones. Dichoso aquel al que el propio Fidel decidió responder en una ocasión.

Los temas están ahí para que Cubadebate los aproveche y de verdad se propicie una cultura de debate que vaya más allá de las quejas.

El caso Ravsberg según Esteban Morales

Como se diría en buen cubano, hace tiempo ya “ que me la tienen pelada” con el caso de este periodista, que lleva más de 20 años viviendo en Cuba;  tiene hijos, mujer, familia, en fin, es en la practica un ciudadano de este país.

El que tenga algo serio contra Ravsberg, que me lo diga, porque yo soy revolucionario y no quiero hacerle daño a la Revolución.

No le debo favores a Ravsberg, pero debo decir, que cuando me quitaron la militancia del partido por un artículo que no gusto a cierto nivel, me botaron de la Mesa Redonda y me sacaron del noticiero matutino de la televisión, el único periodista que tuvo la valentía de escribir sobre mi caso fue este señor, que ni lo conocía personalmente.

Si el final descubro que Ravsberg es un agente del enemigo, a lo mejor me hago una autocritica; digo a lo mejor, porque en algún momento a mi me trataron igual y nadie se hizo una autocritica cuando descubrieron que había sido un error.

Yo, además, debo tener problemas ideológicos, porque hasta ahora no he leído un solo artículo de este periodista, al menos de los publicados en Cuba, que no me haya gustado. Hasta los más picantes, incluso me encantan, porque en este País sobra gente a la que hay que ponerle “ajicitos” “ “en sálvese sea la parte”, para que se muevan y cumplan con su deber. Y los artículos de Ravsberg se las pintan para esa gestión.

Pero lo de Ravsberg ya no tiene nombre, hace poco, la vicepresidenta de la UPEC se dio el lujo de hacer insinuaciones contra él y ahora, más recientemente, en su blog, una periodista, que no se si ya ha logrado acumular la calidad periodística que tanta falta nos hace, se da el lujo hasta de amenazarlo. Esto se me está pareciendo   a Centroamérica, con la única diferencia de que no los asesinan en la calle.

La UPEC por su parte respondió que como Ravsberg era extranjero no le fue posible aceptar la denuncia del periodista. Algo, la verdad, que se me parece un poco a la xenofobia que le criticamos a otros. ¿Así que Ravsberg por ser extranjero no tiene derecho a que la UPEC lo defienda? ¿Querrá decir esto que hasta podrían matarlo y no pagarlo? Por menos que eso, la UPEC le ha retirado el carnet a un miembro de su gremio. Creo que los compañeros de la UPEC debieran asesorarse con un abogado constitucionalista.

Claro, cuando Ravsberg escribe lo hace con la valentía que debieran tener algunos de los nuestros. Dice las verdades, sean malas o buenas y critica todo lo que considera debe ser criticado. Eso, sin dudas, choca con una epidemia que siempre hemos padecido, donde el virus, más bien las bacterias, de las verdades a medias, las ausencias de información y la metástasis de la adulonería, combinadas con la apología, están acabando con nosotros.

Nuestras deficiencias informativas son de tal magnitud, que llegamos hasta a proteger a los corruptos. Apenas informamos sobre estos hechos y las caras de los corruptos no aparecen por ninguna parte.

Digo, con toda sinceridad, que lo dejemos tranquilo, que solo está haciendo su trabajo. Equivocarse, puede como cualquiera, aunque ojala todos los que se equivocaran lo hicieran por exceso y no por defecto, que resultan ser la inmensa mayoría.

Ravsberg pertenece a esa prensa, donde están la inmensa mayoría de los intelectuales que escribimos, que nunca encontramos espacio en la llamada “prensa oficial”, porque lo que escribimos no gusta; porque nos interesa más estar delante de la noticia que detrás de ella; porque nos mueven los acontecimientos de la vida real, sobre todo decir las verdades; para poder incidir sobre la vida social; porque hacemos criticas para mejorar el País; porque disponemos de una computadora y de un correo electrónico y de algunos de ciertos accesos a internet, que nadie nos puede quitar.

Además, aconsejo, que cuando Ravsberg escriba un artículo que no sea del agrado de alguien. Lo que hay que hacer es escribir otro mejor. No amenazarlo.

Tomado de http://segundacita.blogspot.mx/2017/03/el-caso-ravsberg.html

Reflejos de censura que dan vergüenza ajena

A veces me da vergüenza ajena vivir en este mundo donde en nombre de la religión y la ideología el hombre se convierte en lobo para perseguir a los hombres. La gran prensa mundial no relata ni cuenta toda la verdad, los medios alternativos muchas veces solo buscan alternativas para lograr sus medios, mientras que la verdad se duele y la historia queda escrita por los vencedores. Hoy miro mi reflejo censurado en la plataforma bajo dominio cubava, perteneciente a los Joven Club, y me da vergüenza ajena por aquellos que no escuchan la música y por eso tildan de locos a los que bailan.

Se castiga por 30 días el reflejo de este blog hospedado en Cuba y para los cubanos, pero se queda la novebobería, las manganormalidades y otros absurdos, por lo que solo algunos proyectos sobre tecnología salvan a la plataforma del ridículo. Si ese es el reflejo de la sociedad cubana me da vergüenza ajena tanto vacío espiritual, tanta falta de valores, tanta apatía política en un país donde la política se convirtió en religión. Nadie quiere buscarse problemas, es mucho más rentable censurar y apedrear desde la extrema izquierda.

El argumento de la burrocracia son las supuestas violaciones de las condiciones de uso de la plataforma, en este caso por denunciar los insomnios de una pupila que mira hacia lo lejos cuando de otro “maleconazo” se habla, una estrategia a la que se une el silencio cuando no se puede negar lo innegable. La otra reflexión que hace sentír incómodos a estos señores con reflejos condicionados son aquellas relacionadas con el déficit de maestros que en el actual curso escolar hace tambalear la pirámide educacional y la exportación a largo plazo de profesionales calificados. Son verdades que da igual que existan o no en el mundo digital, la calle lo sabe, la gente lo grita, y me dan vergüenza ajena aquellos verdugos digitales que simplemente voltean el rostro hacia la prebenda de turno. Sigue leyendo

Revolucionarios confundidos

Recibimiento al crucero Adonia

Pasajeros del Adonia posan junto a bailarinas cubanas en la terminal de cruceros de La Habana. Ramon Espinosa AP

En momentos en que la reciente visita de Obama a Cuba tiene a más de un dirigente necesitado de un cambio de pañales, y la tan esperada revalorización del maltrecho peso cubano hace pensar en que los pasos de bebé pueden llevar a alguna parte, más de uno se preocupa con la cotidianidad de esta isla del Caribe. Por ahí tenemos a la Graziella Pogolotti escribiendo sobre las mini banderas cubanas que mini cubrían a las cabareteras que recibieron al crucero Adonia, vendiéndoles tal vez la idea de que carne barata es lo que se sobra en Cuba. Otros se pelean por cuanto aportan a la cultura y al país los Vin Diesel y las Chanel, tal vez sin notar que el enemigo está agazapado y al acecho. Preguntar por ejemplo al presidente del ICAI que no supo responder a una pregunta tan sencilla como era cuánto le pagaron a Cuba por rodar en La Habana Rápido y Furioso. Sigue leyendo

Yo me quiero ir pal Yuma

Ahora mismo “lo que está en el bombo” en Cuba es eso mismo, “el bombo”. Formalmente conocido como el Programa de Inmigración Diversa, y coloquialmente como Lotería de Visas o “el bombo”, funciona desde 1997 esta ley administrada por el Kentucky Consular Center de los Estados Unidos que “rifa” 50.000 visas cada año. Todo el mundo en Cuba, o casi todo el mundo, porque siempre hay excepciones que confirman la regla, se quiere apuntar en “el bombo”. La posibilidad de salir de Cuba tranquilito en un avión hacia el American way of life es demasiado tentadora, por lo que los camajanes que abundan por ahí están haciendo su agosto en este mes de octubre, llenando la solicitud online en http://www.dvlottery.state.gov/

Dice Café Fuerte que en la última década ha ocurrido una estampida silenciosa desde la mayor de las Antillas hacia “el lugar” del norte. 134758 cubanos llegaron por vías ilegales a Estados Unidos durante ese período, sobre todo a través de la peligrosa frontera mexicana, aunque según afirma el artículo Estados Unidos ha cumplido anualmente con la entrega de 20000 visas de inmigrante para cubanos, según los acuerdos migratorios de 1994 y 1995, y la Sección de Intereses (USINT) en La Habana ha entregado desde el 2013 más de 65000 visas para visitas familiares, intercambios culturales y viajes de negocios, en su mayoría válidas por cinco años.

Wikipedia cita al Buro del Censo de Estados Unidos cuando afirma que en 2011 habían 1 891 014 cubano-estadounidenses o como se dice popularmente, “cubano-americanos”. No se puede decir que sean pocos los cubanos en Estados Unidos, por lo que una cuenta muy simple me dice que si todos los años se otorgan 20 mil visas en Cuba, durante una década serían 200 000 en números redondos, más los que no tienen la paciencia o la suerte y recurren a otros métodos menos transparentes y seguros, que redondean la cifra hasta un abultado 334 758, cifra más o menos total de los que llegaron. Sigue leyendo

Yoani Sánchez gana una beca con sus crónicas desde yoanilandia

Yoani Sánchez. Foto tomada de http://www.ecured.cu

Mentir es un negocio lucrativo en estos tiempos. Mienten los políticos en sus campañas (ahora mismo Obama se ha olvidado por completo de sus promesas y la Reforma migratoria que prometió fue solo una frase ganadora), mienten los grandes medios de comunicación, y donde más se miente es en Internet. Cuba es un paraíso fiscal para los traficantes de mentiras, por eso mentir en Internet es algo doblemente fructífero y se tima a las dos manos, al tiempo que se omite a cuatro y el apellido Sánchez lleva las de ganar en la competencia. Operando a mano izquierda tenemos a uno de nuestros más ilustres blogueros, con una pupila que nunca duerme para enterarse de cosas que nadie sabe de dónde saca, pero que casi siempre son “de afuera”. A este señor le va muy bien hablando de lo que pasa en España, pero es obvio que a la señora que miente desde la derecha le va mucho mejor y por eso Yoani Sánchez es marca registrada de globera (sí, de inflar globos) disidente.

Sin lugar a dudas la Sánchez es una de las políticas (aunque se define como apolítica) de origen cubano con mayor éxito económico y mediático, por lo que no me asombraría que en uno de sus tours por el país del norte tumbe del caballo a la Dra. Ana María Polo en Telemundo, por aquello de juzgar casos inventados. De seguro que Yoani si se entera de mi crítica ni se inmuta y tal vez hasta se ríe, porque yo tan solo soy un mediocre muerto de hambre, pero lamentablemente la vida es así, es trabajo de mediocres hablar de sus iguales.Que pena que mis mentiras no sean tan bonitas ni tan elaboradas, porque tal vez le podría pedir a Obama personalmente que levante el bloqueo. Sigue leyendo

Un Colimador en la mira de sus mentiras

Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.

Abraham Lincoln

En la vida hay cosas que uno está dispuesto a hacer por dinero, y hay otras cosas que no está dispuesto a hacer, al menos por dinero. Lo que queda claro es que todo el mundo tiene un precio, pero lo que pocos comprenden es que a veces ese costo no se paga con ninguna moneda. Dicen los creyentes que hay de todo en la viña del señor, pero lo que casi nadie tolera es la mentira, sea esta pagada de la manera que sea. Es lamentable ver en Cuba como hay personas que le venden su alma y la historia de un país al diablo, a cambio de un trabajo con muy pocos beneficios, pero cómodo, y acompañado de esa fruta pecaminosa que aquí es la Internet.

Aparentemente, después de publicar “La historia jamás contada de Fidel Castro” soy una persona poco seria, que en lugar de hacer gimnasia toma magnesia. Todo en esta vida es posible, sobre todo si tienes que digerir grandes cantidades de ideas vacías y conceptos falsos durante toda tu vida. Lo que comenzó en mícomo una necesidad de hacer Revolución, es decir, de cambiar todo lo que debe ser cambiado, ha sido trastocado por algunos que en la gimnasia se comen lo que saca la magnesia en los sanitarios. Parece un trabalenguas o un juego de palabras, pero en el afán de que alguien “me haga caso” (también según algunos), he recibido un par de azotes virtuales por parte de quien fuera un colega supervisor en la enciclopedia EcuRed, y que una vez se dijo mi amigo. Sigue leyendo