El CUC se cambiará a entre 15 y 19 pesos durante la reunificación monetaria

No es un secreto para nadie en Cuba que el CUC, primo cubano del dólar estadounidense, tiene sus días contados. Desde su nacimiento estaba destinado a morir, y aunque diversos especialistas vaticinaban que sus días estaban contados, el pobre CUC pudo alcanzar su mayoría de edad. La novedad no es esta, ni siquiera después de que la prensa internacional filtrara que el senador Ron Wyden, miembro de una delegación de congresistas demócratas que recientemente visitó la isla, aseguró que el propio Presidente de Cuba, Raúl Castro, les garantizó que este era el año donde finalmente se reunificaba la moneda. Nuestra propia prensa, no tan sabia como los tres monos, pero con sus mismas discapacidades, no se ha dado cuenta de nada, pero esto tampoco es noticia.

La noticia es un rumor que recorre desde hace días las calles de Cienfuegos: Cuando ocurra la reunificación monetaria, el CUC solo podrá ser cambiado en las CADECA a un precio aproximado de entre 15 y 19 pesos cubanos. La bola va tomando fuerzas toda vez que al parecer en la Perla del Sur hay personas bien informadas, pues ya en una ocasión, cuando se fijó la tasa de cambio en 1 x 25, los cienfuegueros sabían de la noticia antes de que se hiciera oficial, y habían tomado las previsiones pertinentes. 

Los “cambistas” particulares que merodeaban por las CADECA han desaparecido poco a poco, mientras que ya algunos negocios particulares muestran letreros donde se alerta de que no aceptan CUC como pago. Todo el que tiene una cierta cantidad de dinero en CUC se ha apresurado a cambiarlo, ante la incertidumbre de la falta de información oficial.

Recordemos que la compra de un CUC para las personas se sitúa actualmente en una tasa fija de 24 pesos cubanos y la venta en 25, mientras que dentro del sector empresarial estatal existen otras tasas.

Pedro Monreal, autor del blog “El Estado como tal”, especificó que, “cuando se ponga fin a la ficción actual de una tasa oficial en la que el CUP equivale a un dólar estadounidense, automáticamente se incrementará el valor en pesos cubanos de cada producto importado”, en un país que importa hasta 70 por ciento de los alimentos que consumen sus 11,2 millones de habitantes.

El 22 de octubre de 2013, el gobierno informó sobre el inicio de un cronograma para realizar en un plazo sin precisar la unificación monetaria y cambiaria.

Anuncios

Odiseo y la cola de la papa en Cuba

Dice Odiseo, el héroe legendario de la mitología griega, que la Guerra de Troya y el regreso a Ítaca fueron juegos de niños comparados con las colas para comprar las papas en Cuba. El centauro Quirón jamás lo instruyó en la odisea de los coleros, las estafas de la pesa y los revendedores. La noticia se expandía de boca en boca: que viene la papa, que viene la papaaaaa… a mayor velocidad que cuando los pescadores del Vaticano visitaron Cuba.

La escasez del tubérculo, su enrevesada distribución, y la importancia histórica que este alimento ha tenido en la mesa de los cubanos, son los ingredientes de esta receta para el desastre a la que no acabamos de acostumbrarnos. Hasta la PNR es necesaria para controlar algunas colas, aunque su presencia no disuade a los revendedores que después, “a la cara del cubano”, casi equipara la libra de papa con el precio de la onza de oro en el mercado mundial. 

Hasta el año 2009 la papa tenía una casilla asegurada en la muy venida a menos libreta de abastecimiento. A partir de ese año, a iniciativa del ya desaparecido Comandante en Jefe Fidel, se pretendió extender la presencia del tubérculo, de manera liberada y al precio de un peso la libra, durante todo el año y de manera liberada. La idea, más o menos soportada por la producción y amplios frigoríficos para su almacenamiento, funcionó por un par de años. Después se fue perdiendo el empuje, las semillas, y por supuesto, la papa. El precio comenzó a escalar los 50 pesos por saco, 70, 150, 200 y ahora mismo nadie es ya capaz de hacer un cálculo correcto ya que un simple jarro con literalmente cuatro papas, se vende ahora mismo en Cienfuegos al simbólico precio de 35 pesos.

Desde 2015 la producción de papa literalmente se desplomó, e incluso la región de Horquitas en Cienfuegos, dejó de sembrarlas en algún momento. La poca que se produce se la comen en su mayoría los turistas extranjeros, un poco a la industria y dicen algunos que el consumo social se lleva también una pequeña cuota. Decía el economista Juan Triana, y cito, que:

La demanda creciente es siempre una oportunidad para incrementar producciones e ingresos, expandir capacidades productivas, introducir mejoras tecnológicas, generar nuevos negocios…Pero en nuestro caso ocurre algo único en el mundo, la demanda creciente es ¡un problema!. Esta es otra de nuestras piedras recurrentes.

Si antes el cubano llevaba a su plato la papa con carne, ahora lleva… 

Un popular personaje de la telenovela cubana Salir de Noche, ahora le tendría que decir a su esposa:

El Papa no pela papa… porque no hay papa para pelar.

Tiburón corrompe y salpica en Cuba

Por estos tiempos la corrupción campea por su respeto en Cuba malogrando los esfuerzos de unos pocos de utilizar sabiamente las escasas arcas de nuestra maltrecha economía. Los inspectores y otros encargados del control circulan por ahí con ¿mochilas y bolsos?, tal vez para cargar la “enorme cantidad de multas que imponen”, aunque lo más probable es que sus objetivos sean mucho más prosaicos. Una mano lava a la otra y las dos, desangran a puñaladas los recursos que se deberían destinar a otras cosas mientras que los dueños de los bolsos y las mochilas miran a otro lado. 

Lo peor es el “sociolismo” entre cuadros, donde uno pone la cerveza y otro el puerquito, sin que nada de eso salga de sus bolsillos. ¿De qué otra manera puede ser que un económico desfalque 28 millones de pesos en La Habana, un administrador de bodega se pague su viaje a Chile con 170 000 pesos o un dependiente de una cafetería en divisas deba la friolera de 12 000 dólares?

Nadie roba, tan solo luchan. Los dirigentes ni eso, ellos malversan y desvían y en muchas ocasiones sus sanciones son poco más que unas palmaditas en la espalda y el “plan pijama”, hasta que todo se calme. Luego, como todo el mundo sabe, este dirigente se recicla a otra esfera para que pueda diversificar los estragos. El compromiso entre ellos por lo de que “recuerda que yo te sé a ti” nos lleva a este eterno reutilizamiento de cuadros incompetentes y corruptos. Después hay quién se pregunta por qué la economía no mejora en Cuba. Pero la culpa, la maldita culpa, siempre tendrá ahí al bloqueo para que cargue con todos los errores y vicios humanos. Al final, tiburón se baña, pero salpica. 

Cómo saber que vamos por el camino correcto en Cuba

Como saber que vamos por el camino correcto en Cuba
Dicen los mayores que la Revolución en sus inicios no le dijo a la gente “cree”, sino “lee”. Es decir, el razonamiento es muy importante, sin embargo, hoy muchos de nuestros dirigentes nos piden que creamos, y ponemos todas nuestras aspiraciones de mejoría en una fecha tan lejana como el 2030. El asunto se complica para todos aquellos que seguimos el consejo original y leímos… tal vez de más, tal vez donde no debíamos o de quien no debíamos, pero incluso leyendo “en el momento, el lugar y el autor adecuado”, podemos equivocarnos.

Martí, el Apóstol, el Héroe Nacional, desde hace mucho no tiene “Obras Completas”, sino “Obras Completas revisadas”, o lo que es lo mismo, incompletas. Alguien decidió lo que podíamos o no leer, porque tal vez nuestras confundidas mentes podrían divagar en la intelectualidad de este brillante cubano del siglo XIX. Fidel trazó el camino y nos invitó a cambiar todo lo que debía ser cambiado, pero en realidad nuestro alcance transformador es ciertamente limitado.

Ingresar a las organizaciones políticas, un orgullo indiscutible, es un proceso complicado para aquellos que luchan con inteligencia y realismo, como pidió el Comandante, mientras que se sigue premiando al que más alto grita las consignas alejado de sacrificios y ajeno a la modestia.

¿Será de verdad tan malo tener dudas que nunca nadie ha tenido la capacidad de aclararnos? ¿Cómo saber que vamos por el camino correcto cuando la economía florece solo en nuestros televisores, a pesar de las garantías faltan educadores en la escuela del barrio o la calidad de los servicios de ETECSA empeora? ¿Cómo saber de igualdades y realidades cuando los que escriben la “globósfera” cubana son casi siempre financiados por uno u otro bando y responden a estos intereses?

Si algunos de estos blogueros pudieran nos prohibirían pensar, ya que en sus escritos difamatorios no son muy diferentes de los juicios de Salem, mientras que sus acólitos se dejan llevar por el extremismo político de uno u otro bando, exigiendo frenéticamente la sangre (o al menos la Internet) de estos librepensadores.

¿Cómo saber que en Cuba si es posible debatir cuando algunos andan con sus pupilas insomnes tras los pasos de Joseph McCarthy, acusando, denunciando e iniciando procesos sospechosos contra todos aquellos que se atreven a describir una realidad diferente a la que pintan en sus blogs?

Cuba se pierde en los detalles y al final a veces se olvida de los resultados. ¿De verdad vamos por el camino correcto? Agradecería respuestas.

Mr. Trum, usted puede eliminar el bloqueo contra Cuba

Humildemente el pueblo de Cuba le pide que cuando asuma la presidencia de los Estados Unidos en enero trabaje para eliminar el bloqueo contra nuestros país. Como buen hombre de negocios que es haga negocios con Cuba, no la guerra. Pase a la historia como el hombre que acabó con tamaña injusticia que hace cada día más dificil la vida del cubano de a pie. Dele una Trumpada al bloqueo.

Una trumpada al bloqueo

Una trumpada al bloqueo

¿Puede Cuba eliminar el mercado informal?

Cualquier esquina puede formar parte del mercado informal en Cuba

Cualquier esquina puede formar parte del mercado informal en Cuba

La gente en Cuba tiene que «luchar», ya que como señalaba un humorista cubano este será el enésimo año en el que habrá que esforzarse y sacrificarse para salir victoriosos. El cubano es un izquierdista convencido, más allá de su ideología política, por eso muchas veces desde el primer café que se toma por la mañana, hasta el sustento que lo alimenta por las noches, es adquirido “por la izquierda”, una manera eufemística de señalar un origen dudoso para la mercancía.

En un artículo titulado “Subterránea y peligrosa”, publicado el 30 de agosto del 2014, el periodista José Alejandro Rodríguez hacía notar que todo el mundo en Cuba conoce del mercado negro, pero muy pocos ¿se atreven? hablan de ello. Buscando y buscando me he topado con un estudio cubano sobre el tema titulado La Economía Informal en Cuba (2003), cuyos autores son Nelson Ulises Lim Chang y Ulises Pacheco Feria, de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Oriente. Sigue leyendo

Cuestión de semántica

Vivir en Cuba es complicado, no solo por cuestiones económicas sino por nuestra propia idiosincrasia que nos hace ver que aquí todo es más grande. Hay más calor que cualquier otro lugar, somos los mejores bailadores del mundo, y ni que decir de los amantes más fogosos. Todo tiene que ser auténtico, por ello nuestros dirigentes nos hacen ver la vida “a la cubana” al tiempo que buscamos nombres propios para pretender que somos los descubridores del agua que no está ni fría, ni caliente.

Así “decidimos” llamar a la crisis económica que comenzó como resultado del colapso de la Unión Soviética en 1991 “Período Especial”, coches a los carretones tirados por caballos y jineteras alas trabajadoras sexualesque, por otros lares, sin tener el grado de escolaridad de las nuestras, son vulgarmente llamadas put… prostitutas.

En 1968 se había llevado a cabo la llamada Ofensiva Revolucionaria, en la cual pasaron a manos del Estado hasta los puestos de venta callejeros. Incluso la mítica Bodeguita del Medio fue cerrada y sus paredes pintadas, por lo que se perdieron las firmas originales que las personas estampaban en ellas. Cuando llegó la crisis, perdón, el Período Especial, se autorizó lo que bautizamos como “Trabajo por cuenta propia” o “Cuentapropismo”. Dañar nuestros sensibles oídos de cubanos bien educados con palabras tan feas y proclives a las malas interpretaciones como trabajador autónomo, trabajador independiente o empresario individual quedaba fuera de toda discusión. Cualquier semejanza con los negocios privados de antes de 1968 era totalmente intencionada, pero no se podían llamar igual porque ya eso sería demasiado.

Más tarde se autorizó lo que pomposamente bautizamos como Cooperativas NO Agropecuarias, que sin pretender descubrir por donde le entra el agua al coco no es más que una empresa privada,con un dueño al que eufemísticamente se le llama presidente, mientras que los empleados se hacen llamar “socios”.

Por eso nuestros deportistas son “contratados”, nunca profesionales. ¿Cómo podría ser de otra manera si los profesionales de la salud y el deporte brindan una “ayuda solidaria” por la que el estado percibe una buena remuneración?

El 2016 recién comienza, pero no se avizora el llamado de al pan, pan, y al vino, vino. Así los directivos seguirán “desviando recursos” mientras que los plebeyos roban. Estos mismos dirigentes que siguen siendo “compañeros” aunque nos acompañen poco, o nada, ya que los días de “atención a la población” curiosamente siempre tienen reuniones impostergables por lo que no se puede atender a la población.

Dice un refrán que me aprendí desde pequeñito que, aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Podemos llamar las cosas como nos dé la gana, pero la realidad nos dice que cambiarlas de nombre es tapar el sol con un dedo y si hay que retomar viejas costumbres que desterramos a la fuerza, algo no está funcionando bien.

Que nadie piense que critico, tan solo lo hago notar.