Cómo saber que vamos por el camino correcto en Cuba

Como saber que vamos por el camino correcto en Cuba
Dicen los mayores que la Revolución en sus inicios no le dijo a la gente “cree”, sino “lee”. Es decir, el razonamiento es muy importante, sin embargo, hoy muchos de nuestros dirigentes nos piden que creamos, y ponemos todas nuestras aspiraciones de mejoría en una fecha tan lejana como el 2030. El asunto se complica para todos aquellos que seguimos el consejo original y leímos… tal vez de más, tal vez donde no debíamos o de quien no debíamos, pero incluso leyendo “en el momento, el lugar y el autor adecuado”, podemos equivocarnos.

Martí, el Apóstol, el Héroe Nacional, desde hace mucho no tiene “Obras Completas”, sino “Obras Completas revisadas”, o lo que es lo mismo, incompletas. Alguien decidió lo que podíamos o no leer, porque tal vez nuestras confundidas mentes podrían divagar en la intelectualidad de este brillante cubano del siglo XIX. Fidel trazó el camino y nos invitó a cambiar todo lo que debía ser cambiado, pero en realidad nuestro alcance transformador es ciertamente limitado.

Ingresar a las organizaciones políticas, un orgullo indiscutible, es un proceso complicado para aquellos que luchan con inteligencia y realismo, como pidió el Comandante, mientras que se sigue premiando al que más alto grita las consignas alejado de sacrificios y ajeno a la modestia.

¿Será de verdad tan malo tener dudas que nunca nadie ha tenido la capacidad de aclararnos? ¿Cómo saber que vamos por el camino correcto cuando la economía florece solo en nuestros televisores, a pesar de las garantías faltan educadores en la escuela del barrio o la calidad de los servicios de ETECSA empeora? ¿Cómo saber de igualdades y realidades cuando los que escriben la “globósfera” cubana son casi siempre financiados por uno u otro bando y responden a estos intereses?

Si algunos de estos blogueros pudieran nos prohibirían pensar, ya que en sus escritos difamatorios no son muy diferentes de los juicios de Salem, mientras que sus acólitos se dejan llevar por el extremismo político de uno u otro bando, exigiendo frenéticamente la sangre (o al menos la Internet) de estos librepensadores.

¿Cómo saber que en Cuba si es posible debatir cuando algunos andan con sus pupilas insomnes tras los pasos de Joseph McCarthy, acusando, denunciando e iniciando procesos sospechosos contra todos aquellos que se atreven a describir una realidad diferente a la que pintan en sus blogs?

Cuba se pierde en los detalles y al final a veces se olvida de los resultados. ¿De verdad vamos por el camino correcto? Agradecería respuestas.

Anuncios

Mr. Trum, usted puede eliminar el bloqueo contra Cuba

Humildemente el pueblo de Cuba le pide que cuando asuma la presidencia de los Estados Unidos en enero trabaje para eliminar el bloqueo contra nuestros país. Como buen hombre de negocios que es haga negocios con Cuba, no la guerra. Pase a la historia como el hombre que acabó con tamaña injusticia que hace cada día más dificil la vida del cubano de a pie. Dele una Trumpada al bloqueo.

Una trumpada al bloqueo

Una trumpada al bloqueo

¿Puede Cuba eliminar el mercado informal?

Cualquier esquina puede formar parte del mercado informal en Cuba

Cualquier esquina puede formar parte del mercado informal en Cuba

La gente en Cuba tiene que «luchar», ya que como señalaba un humorista cubano este será el enésimo año en el que habrá que esforzarse y sacrificarse para salir victoriosos. El cubano es un izquierdista convencido, más allá de su ideología política, por eso muchas veces desde el primer café que se toma por la mañana, hasta el sustento que lo alimenta por las noches, es adquirido “por la izquierda”, una manera eufemística de señalar un origen dudoso para la mercancía.

En un artículo titulado “Subterránea y peligrosa”, publicado el 30 de agosto del 2014, el periodista José Alejandro Rodríguez hacía notar que todo el mundo en Cuba conoce del mercado negro, pero muy pocos ¿se atreven? hablan de ello. Buscando y buscando me he topado con un estudio cubano sobre el tema titulado La Economía Informal en Cuba (2003), cuyos autores son Nelson Ulises Lim Chang y Ulises Pacheco Feria, de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Oriente. Sigue leyendo

Cuestión de semántica

Vivir en Cuba es complicado, no solo por cuestiones económicas sino por nuestra propia idiosincrasia que nos hace ver que aquí todo es más grande. Hay más calor que cualquier otro lugar, somos los mejores bailadores del mundo, y ni que decir de los amantes más fogosos. Todo tiene que ser auténtico, por ello nuestros dirigentes nos hacen ver la vida “a la cubana” al tiempo que buscamos nombres propios para pretender que somos los descubridores del agua que no está ni fría, ni caliente.

Así “decidimos” llamar a la crisis económica que comenzó como resultado del colapso de la Unión Soviética en 1991 “Período Especial”, coches a los carretones tirados por caballos y jineteras alas trabajadoras sexualesque, por otros lares, sin tener el grado de escolaridad de las nuestras, son vulgarmente llamadas put… prostitutas.

En 1968 se había llevado a cabo la llamada Ofensiva Revolucionaria, en la cual pasaron a manos del Estado hasta los puestos de venta callejeros. Incluso la mítica Bodeguita del Medio fue cerrada y sus paredes pintadas, por lo que se perdieron las firmas originales que las personas estampaban en ellas. Cuando llegó la crisis, perdón, el Período Especial, se autorizó lo que bautizamos como “Trabajo por cuenta propia” o “Cuentapropismo”. Dañar nuestros sensibles oídos de cubanos bien educados con palabras tan feas y proclives a las malas interpretaciones como trabajador autónomo, trabajador independiente o empresario individual quedaba fuera de toda discusión. Cualquier semejanza con los negocios privados de antes de 1968 era totalmente intencionada, pero no se podían llamar igual porque ya eso sería demasiado.

Más tarde se autorizó lo que pomposamente bautizamos como Cooperativas NO Agropecuarias, que sin pretender descubrir por donde le entra el agua al coco no es más que una empresa privada,con un dueño al que eufemísticamente se le llama presidente, mientras que los empleados se hacen llamar “socios”.

Por eso nuestros deportistas son “contratados”, nunca profesionales. ¿Cómo podría ser de otra manera si los profesionales de la salud y el deporte brindan una “ayuda solidaria” por la que el estado percibe una buena remuneración?

El 2016 recién comienza, pero no se avizora el llamado de al pan, pan, y al vino, vino. Así los directivos seguirán “desviando recursos” mientras que los plebeyos roban. Estos mismos dirigentes que siguen siendo “compañeros” aunque nos acompañen poco, o nada, ya que los días de “atención a la población” curiosamente siempre tienen reuniones impostergables por lo que no se puede atender a la población.

Dice un refrán que me aprendí desde pequeñito que, aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Podemos llamar las cosas como nos dé la gana, pero la realidad nos dice que cambiarlas de nombre es tapar el sol con un dedo y si hay que retomar viejas costumbres que desterramos a la fuerza, algo no está funcionando bien.

Que nadie piense que critico, tan solo lo hago notar.

Las causas de la emigración cubana ¿cuestión de fe?

En 1995 Carlos Varela lanzó su CD “Como los Peces”, que en el tema que le daba nombre al disco nos contaba como los muchachos hablaban de desilusión y en silencio iban al mar y se largaban… como los peces, mientras en la cara de una madre había una lágrima rodando. Si la canción la hubiera escrito a finales de 2015 en plena crisis migratoria de cubanos la hubiera titulado diferente y contado sobre como los muchachos hablan de desilusión y en silencio iban al aeropuerto y se largaban a Ecuador… como las mulas.

Hace algunos días el trovador Silvio Rodríguez en su blog Segunda Cita se refería a la situación de estos migrantes cubanos destacando como la supuesta buena voluntad que se esconde tras la propuesta del canciller de Costa Rica de crear un corredor humanitario para que estas personas puedan arribar finalmente a los Estados Unidos, se esconde una tamaña hipocresía que no aboga por el mismo trato para otros latinoamericanos que no cuentan con una ley única en el mundo como la es la de Ajuste Cubano y su política de “Pies secos, pies mojados”. Sigue leyendo

Cuba, cuando de verdad quieras saber…

En tiempos de crisis económicas y calentamiento global no estaría de más un Nostradamus que con sus profecías avizorara el futuro, mucho más en esta calurosa isla caribeña que intenta enrumbarse hacia la solución de los reclamos de su pueblo. Los noticieros son copias editadas de TeleSUR donde se omite a este o a aquel nombre del deportista cubano que “traicionó”, mientras que la prensa responde siempre a intereses oficiales que no tienen por qué invariablemente coincidir con los del pueblo.

Nuestros medios casi siempre desorientados se debaten entonces en saber quién llegó primero, si la gallina o el huevo, o por dónde es que le entra el agua al coco, ya que no logran explicarse por qué una tras otra las comprobaciones al Control Interno elevan o mantienen las deficiencias, nacen menos niños en Cuba, o los planes que se cumplen en las Asambleas de Balance no llenan los platos de esos ciudadanos que se indignan ante las curvas de nuestros medios para hallar una solución. Sigue leyendo

Que se vayan ¿la nueva estrategia de la economía en Cuba?

Y está Alberto el militar echando un bote a la mar… ¿Alberto? ¡¡¡Albertooooo!!!

Me cuesta creer que al gobierno de Cuba no le duela que tanto profesional joven y bien preparado se marche a diario así sin más del país. Nuestraadministración cuenta con cero estrategia para frenar la avalancha de jóvenes recién graduados que por una u otra vía emigran a cualquier país que los quiera acoger con la vista puesta casi siempre en lanación de los malos que fabrican bueno como destino final.Mucho he pensado por estos días por dónde es que le entra el agua al coco, hasta que un artículo del periódico Granma con fecha del pasado sábado 31 de octubre daba cuentas de que Cuba tiene como tema central para Fihav (Feria Internacional de La Habana) en su edición de 2015 las exportaciones, en especial las de servicios. ¡Eureka! gritaría Arquímedes.

Nuestro país descubrió hace años que tenemos capital humano de sobra ya formado, con profesionales de altísimo nivel. También se dio cuenta tras varias experiencias de ayuda solidaria a diversos países que muchas naciones están dispuestas a contratar personal calificado que ocupe vacantes laborales que no es posible cubrir con los recursos humanos nacionales debido al largo tiempo que demoraría formarlos, a los costos de ese entrenamiento o simplemente por qué salen más baratos los cubanos con su ayuda $olidaria. Según se rumora esas naciones desembolsan grandes sumas de dinero por cada “colaborador”, quien a su vez recibe un poco más que los espejitos con los que Colón intercambiaba oro con los indios, pero como hasta los espejos son caros en Cuba casi todo el mundo quiere irse de “misión”. Sigue leyendo