La Carlos Manuel de Céspedes de Cienfuegos más cerca de su arranque

Después de más de 72 horas durante las cuáles la termoeléctrica de Cienfuegos, Carlos Manuel de Céspedes, ha permanecido fuera del sistema eléctrico nacional, todo parece que la luz está más cerca para los cienfuegueros.

Un directivo del despacho de carga de la Perla del Sur notificaba a la emisora local que en horas de la madrugada, la termoeléctrica estuvo a un escaso tiempo de poder arrancar totalmente y unirse al sistema eléctrico nacional. Una descarga eléctrica natural impidió el feliz final, proceso en el que estaban involucrados decenas de personas y baterías de grupos electrógenos de Cruces y de la capital provincial.

Las declaraciones más recientes a las que tuvimos acceso a través de la radio utilizando un celular, informaba del hallazgo de una posible avería que impedía la energización desde la región occidental de Cuba. Se pedía un voto de confianza para trabajadores que en situaciones y condiciones difíciles continuaban laborando en lograr el arranque de la Carlos Manuel de Céspedes.

Un servicio tan sensible como lo es el eléctrico, es largamente esperado por los cienfuegueros en una ciudad que no sufrió tan graves daños como en eventos atmosféricos anteriores. Depositamos nuestra confianza en estas personas, muchas de las cuales no han visitado todavía sus hogares y familiares, trabajando para garantizar que la luz ilumine los hogares cienfuegueros.

Cienfuegos y el triángulo de la desconfianza de Radio Ciudad del Mar

Cienfuegos ha desaprobado el examen final del Meteoro. De nada vale que año tras año se repita este ejercicio en el centro sur de Cuba, un huracán que no nos azotó directamente se encargó de sacar a la luz nuestras deficiencias.

A pesar de los mil y un errores, el pollo del arroz con pollo llegó con la emisión de hoy del programa El Triángulo de la Confianza, emitido por la emisora local de Cienfuegos Radio Ciudad del Mar (RCM) Aunque es harto conocido que el conductor del programa Fabio Bosh hijo tiende a cortar ciertos comentarios “incómodos” hechos por los radioyentes, el caso de hoy pasa de castaño a oscuro.

Funcionarios de diversos esferas comparecieron al programa para brindar ¿respuestas? a la población cienfueguera tras el paso de Irma. Confrontados por una oyente sobre la falta de información sobre el tema de la energía eléctrica, al conductor del programa poco le faltó para agredir verbalmente a su interlocutora a través de la línea telefónica. Poniendo en duda la veracidad de los comentarios de esta sobre el hecho de que diversos circuitos de la cercana ciudad de Santa Clara estuvieran energizados, a Fabio se le escuchaba molesto, mientras cortaba constantemente a la radioyente. Se atrevió incluso a asegurar que si nadie atendía los teléfonos de la Empresa Eléctrica, era debido a que se estaba trabajando en restaurar el servicio, una respuesta algo confusa, ya que parece poco probable que las encargadas de esta función tengan algo que ver con este tema. Total, poco después un directivo de la Empresa Eléctrica corroborada la presencia de energía eléctrica en varios circuitos de la ciudad de Santa Clara.

Escuchar este programa solo dejaba evidencia de una falta de previsión enorme. Evacuaciones de última hora, arboles que no se talaron a tiempo y grupos electrógenos que no funcionaron en momentos claves fueron temas constantes de los que se hablaba como algo normal. La respuesta culminante del programa le fue dada a una señora que rondaba los 90 años. Ella, diabética, preguntaba sobre la ausencia de la dieta que le correspondía, para poder desayunar, a lo que se le respondió con total “transparencia”, según la afirmación del conductor, que debido a diversos problemas nada se podía hacer hasta mañana. Cuando indignado llamé al programa para exigir una respuesta más coherente, el censor encargado de pasar las llamadas me dijo que ya ese tema había pasado. Al preguntarle si él como periodista de la radio, había quedado conforme con la respuesta, me colgó el teléfono. Interesante hubiera sido ver si estos personajes se hubieran atrevido a mantener esta actitud con una representante de la tercera edad, enferma, y mujer, en presencia del recientemente fallecido Comandante en Jefe. ¿Nadie previó con anterioridad las dificultades del lácteo? ¿No se pudo almacenar con anterioridad estas dietas para estos enfermos a los que errores en su alimentación pueden representar la muerte? ¿No era posible utilizar excepcionalmente parte de esa leche que se vende en las TRD? Preguntas que se quedaron en el aire, y funcionarios que no comparten esa sensibilidad humana que caracterizaba en todo momento a Fidel, pero que se engrandecía en situaciones extremas.

Quedaron muchas más preguntas pendientes que nunca fueron hechas por RCM. ¿Los planes de contingencias no tenían cubiertas todas estas situaciones a las que hizo alusión la población? ¿Cuándo se comprobaron por última vez los grupos electrógenos que debían dar energía al Acueducto y propiciar el arranque de la termoeléctrica Carlos Manuel de Céspedes? Explicaciones vacías van y vienen mientras que la culpa, la maldita culpa, no la tiene nadie. A mi por lo menos el Triángulo de hoy me deja un amargo sabor en la boca y una extraña desconfianza. En tiempos en los que los censores apuntan con el dedo a los que piden explicaciones, vamos a necesitar muchos dedos para apuntar en Cienfuegos.

Cienfuegos a la espera de ver la luz tras Irma

La cabecera provincial de Cienfuegos sufrió los embates de los vientos de tormenta tropical. Acostumbrados como estamos a que los ciclones nos golpeen directamente, a simple vista no parecen tan grandes los destrozos provocados por el meteoro.

En contraste si parecen complicadas ciertas decisiones o a veces, la ausencia de estas. Según se comenta se decidió evacuar tarde ciertos lugares, mientras que vallas y carteles destrozados inundan la ciudad. No hay fluido eléctrico, ni siquiera a estas alturas se han identificado las roturas a la espera de que se tomen decisiones a nivel de país.

Sin electricidad tampoco hay abasto de agua ya que los grupos electrógenos fallaron, sin que a nadie se le ocurriera antes comprobar su funcionamiento.

Se ha previsto muy poco, y el malestar y la incertidumbre comienzan a hacer presa en muchos ciudadanos, al tiempo que se les pide una calma que no pueden escuchar debido a la ausencia de electricidad. La falta de esta perjudica además la cocción de alimentos en una ciudad que todavía la utiliza como fuente fundamental para esta tarea.

Se ha podido escuchar las estrategias que han trazado otras provincias para garantizar incluso la alimentación del pueblo, pero de Cienfuegos solo se oyen llamados a la calma sin más respuestas. Triste es escuchar como la mayoría de los dirigentes entrevistados apenas coordinan las palabras sin tener algún tipo de respuestas ni dar a conocer las estrategias previstas.
Ron y resignación parecen ser las fórmulas encontradas por muchos para olvidarse de Irma. Tan solo los camiones de las FAR son los que circulan desde ya, recuperándose sin esperar a que la noche impida avanzar en tareas que desde hace mucho debieron haber comenzado.

Hay menos nubes, lluvia y viento, mientras seguimos a la espera, con menos calma, luz y agua, de las soluciones que necesita Cienfuegos.