El CUC se cambiará a entre 15 y 19 pesos durante la reunificación monetaria

No es un secreto para nadie en Cuba que el CUC, primo cubano del dólar estadounidense, tiene sus días contados. Desde su nacimiento estaba destinado a morir, y aunque diversos especialistas vaticinaban que sus días estaban contados, el pobre CUC pudo alcanzar su mayoría de edad. La novedad no es esta, ni siquiera después de que la prensa internacional filtrara que el senador Ron Wyden, miembro de una delegación de congresistas demócratas que recientemente visitó la isla, aseguró que el propio Presidente de Cuba, Raúl Castro, les garantizó que este era el año donde finalmente se reunificaba la moneda. Nuestra propia prensa, no tan sabia como los tres monos, pero con sus mismas discapacidades, no se ha dado cuenta de nada, pero esto tampoco es noticia.

La noticia es un rumor que recorre desde hace días las calles de Cienfuegos: Cuando ocurra la reunificación monetaria, el CUC solo podrá ser cambiado en las CADECA a un precio aproximado de entre 15 y 19 pesos cubanos. La bola va tomando fuerzas toda vez que al parecer en la Perla del Sur hay personas bien informadas, pues ya en una ocasión, cuando se fijó la tasa de cambio en 1 x 25, los cienfuegueros sabían de la noticia antes de que se hiciera oficial, y habían tomado las previsiones pertinentes. 

Los “cambistas” particulares que merodeaban por las CADECA han desaparecido poco a poco, mientras que ya algunos negocios particulares muestran letreros donde se alerta de que no aceptan CUC como pago. Todo el que tiene una cierta cantidad de dinero en CUC se ha apresurado a cambiarlo, ante la incertidumbre de la falta de información oficial.

Recordemos que la compra de un CUC para las personas se sitúa actualmente en una tasa fija de 24 pesos cubanos y la venta en 25, mientras que dentro del sector empresarial estatal existen otras tasas.

Pedro Monreal, autor del blog “El Estado como tal”, especificó que, “cuando se ponga fin a la ficción actual de una tasa oficial en la que el CUP equivale a un dólar estadounidense, automáticamente se incrementará el valor en pesos cubanos de cada producto importado”, en un país que importa hasta 70 por ciento de los alimentos que consumen sus 11,2 millones de habitantes.

El 22 de octubre de 2013, el gobierno informó sobre el inicio de un cronograma para realizar en un plazo sin precisar la unificación monetaria y cambiaria.

Los (pu)triciclos del amor

Tomada de PerlaVisión. La imagen solo muestra el tipo de vehículo sin estar relacionada directamente con el tema del artículo.

Los polémicos triciclos amarillos siguen dando de qué hablar en Cienfuegos. La renta que les exige la empresa a la que pertenecen ronda los 12 000 CUP mensuales, a lo que se suma el pago de la ONAT, seguridad social, gasolina, mantenimiento y hasta etc. Pues resulta que como modo de capear esta avalancha de dinero, a la consabida puñalada que normalmente le asestan al bolsillo nacional, entiéndase onerosos alquileres, ahora se suma el traslado del turismo y la correspondiente fauna que lo ronda.

Los taxistas de estos “motores del amor”, o putriciclos, para dárselas de buenos ciudadanos, dan una que otra vuelta “por la cola”, casi siempre desde el Parque Villuendas hasta la piquera del Palacio de los Matrimonios, negándose a llegar más allá, a no ser que los alquilen. Poco control + cierto nivel de socialismo (corrupción) = al desparpajo con el que operan estos “compañeros”, que ciertamente se tienen que buscar la vida, solo que es una pena que sea a costa de la de los demás. Me surge ahora la duda si estos vehículos vienen a ser parte de la solución, o del problema. Los números hablan por sí solos.

De cocheros, impuestos y otros demonios de la oferta y demanda

Voy tan solo hasta la primera de Tulipán (casi la mitad del camino), te dicen con la cara fresca como una lechuga los cocheros en Cienfuegos en los horarios picos. El precio obviamente es el mismo. Otros ni se inmutan en mirar a los desesperados que forman una larga fila mientras sudan a mares. Esos no les importan, ya por ahí aparecerá un necesitado que se estrujará el bolsillo para alquilarlos o uno de esos nuevos ricos que ahora pululan y que pasan despectivamente junto a esos humildes no tan nuevos.

Hace algún tiempo los cocheros en Cienfuegos incluso se fueron a la huelga para exigir mejoras en sus condiciones de trabajo y rebajas a sus impuestos.

Hace algún tiempo los cocheros en Cienfuegos incluso se fueron a la huelga para exigir mejoras en sus condiciones de trabajo y rebajas a sus impuestos.

Hace algún tiempo los cocheros en Cienfuegos incluso se fueron a la huelga para exigir mejoras en sus condiciones de trabajo y rebajas a sus impuestos. Fueron escuchados, fueron complacidos en muchas cosas, incluso deberán pagar tributaciones significativamente menores, pero no les basta, quieren más. Los menos, a los que tal vez les queda un ápice de vergüenza, intentan justificarse con que los alimentos, medicinas y herrajes están caros, deben ser adquiridos por la izquierda… Los más, simplemente te dicen que coche y caballos son suyos y hacen con ellos lo que les dé la gana.

Depravación humana en estado puro cuando arremeten a golpes, muchas veces bajo estado de embriaguez, contra el motor que con un caballo de fuerza impulsa su transporte. Insensibilidad sin límites cuando uno se aprovecha un día sí y otro también de la necesidad de nuestro prójimo para lucrar más que para vivir.

Por ironías de la vida, gracias a un sistema social contra el que muchos de ellos arremeten, ellos (los cocheros) y sus familiares nunca deberán en Cuba alquilar a un médico para que los operen, recibir la mitad de la anestesia que les corresponde, o pagar por los libros para recibir educación. Por ironías de la vida día tras día la cola está llena de desesperados médicos, maestros, y otros profesionales que le garantizan calidad de vida a quienes solo piensan en sí mismos.

El pueblo está cansado y grita basta, cada vez con menos fuerzas, cada vez con menos voces. De nada sirve apelar a valores humanos ante un bebé cargado en brazos, una embarazada, o varios representantes de la tercera edad. Los que tienen en ese momento literalmente el poder tomado por las riendas, fingen no ver, no escuchar, no darse por enterados. Los otros, desde el poder de un buró, la comodidad de una oficina climatizada, y las ventajas de un transporte estatal, dicen que no se puede hacer nada, que es la ley de la selva, digo, de oferta y demanda.

De leyes y trampas sabemos mucho los cubanos. Un SOS para la piquera del parque Villuendas en Cienfuegos.

Obama en Cuba: ¿Misión cumplida?

El avión oficial del gobierno de EE.UU., el mítico Air Force One, aterrizó en La Habana por primera vez en la historia. Foto: Reuters

El avión oficial del gobierno de EE.UU., el mítico Air Force One, aterrizó en La Habana por primera vez en la historia. Foto: Reuters

Se fue Obama a bailar tango y ha dejado a una isla dividida entre quienes aplaudieron su visita, se rieron con Pánfilo y votaron por el “cambio”, y quienes en todo ven una amenaza y se preocupan más por las palabras del “enemigo” que por nuestras acciones. Jóvenes la inmensa mayoría de los primeros, por encima de los cincuenta y con muchas prebendas que perder, la casi totalidad de los segundos. Solo el que no quiera ver (o escuchar), no se da cuenta de que algo se esconde tras las palabras del primer presidente negro en la historia de los Estados Unidos, pero la juventud que no forma parte de la “sociedad civil”, todavía no le cierra la puerta al cambio. Veamos como lo ven algunos dentro de Cuba y otros fuera:

Según las palabras triunfalistas de muchos de nuestros medios, los mismo que ven al equipo de béisbol jugar como nunca y perder como siempre, y con palabras exactas de AgustínLage Dávila:

el proceso de normalización recién iniciado en las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos hay que interpretarlo como una victoria mayúscula del pueblo revolucionario y socialista cubano…. (y bla,bla,bla… la muela de siempre, digo yo)

Sigue leyendo

Cuba, cuando de verdad quieras saber…

En tiempos de crisis económicas y calentamiento global no estaría de más un Nostradamus que con sus profecías avizorara el futuro, mucho más en esta calurosa isla caribeña que intenta enrumbarse hacia la solución de los reclamos de su pueblo. Los noticieros son copias editadas de TeleSUR donde se omite a este o a aquel nombre del deportista cubano que “traicionó”, mientras que la prensa responde siempre a intereses oficiales que no tienen por qué invariablemente coincidir con los del pueblo.

Nuestros medios casi siempre desorientados se debaten entonces en saber quién llegó primero, si la gallina o el huevo, o por dónde es que le entra el agua al coco, ya que no logran explicarse por qué una tras otra las comprobaciones al Control Interno elevan o mantienen las deficiencias, nacen menos niños en Cuba, o los planes que se cumplen en las Asambleas de Balance no llenan los platos de esos ciudadanos que se indignan ante las curvas de nuestros medios para hallar una solución. Sigue leyendo

Yo tengo un sueño

Yo tengo un sueño que a veces sueño despierto. Imagino que nadie quiere irse porque no hay necesidades, que todos quieren volver porque pueden decir lo que piensan. Como si el norte fuera el sur y los balseros salieran desde Miami, como si los niños nunca jamás debieran mirar los juguetes desde las vidrieras y preguntarse por qué los Reyes Magos no vienen a Cuba. Dicen que soñar no cuesta, pero aquí ya todo tiene un precio. Si es tan fácil comprar la moral de un cuadro no debería ser tan difícil comprar carne de cerdo, mucho menos soñar con el mañana por el que lucharon los que ayer dedicaron sus vidas para tener la realidad que hoy no es más que una utopía.

Aunque a veces sueñe jamás olvido, y me susurran al oído Varela, Maceo, Gómez, Martí, Villena, Mella, Fidel y otros tantos, que con el zurrón vacío pero con la vergüenza de Céspedes se puede despertar pobre, pero honrado, y si con doce hombres se podían ganar guerras imposibles, con once millones se pueden hacer sueños realidad. Sigue leyendo

Por qué fracasan los negocios privados en Cuba. Una mirada desde adentro

La iniciativa privada abunda en la Cuba del 2015. Algunos marchan por la senda derecha a pesar de las numerosas barreras que encuentran a su paso, mientras que otros prefieren la vieja usanza inglesa y se mueven por la izquierda. Los motivos para desplazarse por una u otra senda son diversos y no vienen al caso, por lo que tampoco abundaré en por qué las personas deciden desvincularse laboralmente del sector estatal, o el sector estatal decide desvincularse de las personas.

Desde octubre de 2010 se ha fomentado en nuestro país el resurgimiento del trabajo por cuenta propia, que no es más que el impulso a la creación de negocios privados. Los llamados trabajadores “disponibles” fueron alentados a adentrarse en este nuevo mundo económico bajo las promesas de capacitación y un mercado mayorista que les permitiera adquirir los productos imprescindibles para su actividad. Transcurrido el primer trimestre de 2015 la primera de las promesas da tímidos e inexpertos pasos, mientras que la adquisición de materias primas es uno de los talones de Aquiles para el sector. Sigue leyendo