Cuba tiene motivos justificados para expulsar al periodista Fernando Ravsberg?

Una pupila insomne que mira bien lejos de sus narices

Ya sabemos quién es Iroel Sánchez y las pasiones que levanta similares a las de Industriales. Admirado por muchos, criticado por muchos más, ahora arremete nuevamente, vaya usted a saber bajo la orientación de quien, contra el periodista uruguayo radicado en Cuba Fernando Ravsberg. La causa de sus insomnios es el artículo “Con los jóvenes o con los castradores” en el que se denuncia el despido de un periodista por, y cito:

publicar en mi blog personal (www.verdadecuba.blogspot.com) la intervención de Karina Marrón González, subdirectora del periódico Granma y miembro del comité nacional de la Upec, en el Pleno Nacional de la Upec (Unión de Periodistas de Cuba), del 28 de junio de 2016. “

Iroel afirma no conocer el caso, algo que pongo en duda debido a sus amplios contactos que le hacen llegar la información “calentica”, eso sí, que no toque la integridad de la Patria ni con el pétalo de una rosa. Afirma no obstante que el perjudicado ha declarado que como derecho que le confiere la ley, puede apelar ante el Tribunal Municipal para lo laboral para lo que debe contratar a un abogado que, de ganar el proceso digo yo que tan solo resolvería un desaguisado que nunca debió de ser cometido, porque no hace falta que Karina Marrón diga que el país no está para otro “maleconazo” para que la genta lo perciba en la calle, o que el periodismo oficial de Cuba está obsoleto y en crisis. Sigue leyendo

Listo capítulo sobre Thomas Jefferson en libro sobre Presidentes de Estados Unidos

Capítulo V: Thomas Jefferson

El “Sabio de Monticello”

Datos relevantes

Término: Tercer Presidente de Estados Unidos. 4 de marzo de 1801-4 de marzo de 1809

Nacimiento: 13 de abril de 1743, Shadwell, Virginia

Fallecimiento:4 de julio de 1826, Charlottesville, Virginia

Profesión: Abogado y agricultor

Partido político: Demócrata-Republicano

A la salida de la presidencia se mantuvo muy activo en su correspondencia y cuando en 1809 Napoleón pretendía extender su dominio a América Latina Jefferson había escrito a su amigo y colega Madison, que tal vez el francés entregaría las Floridas, y quizás también «consintiera en que recibamos Cuba en nuestra Unión», para evitar que los Estados Unidos ayudaran a México y otras provincias.

Más tarde durante ese año, en una carta privada a su sucesor James Madison, Jefferson afirmaba:

«Confieso francamente que siempre he visto en Cuba la más interesante adición que se puede hacer a nuestro sistema de estados.»[1]

Desde mucho antes Jefferson había dejado claro que la mayor de las Antillas era un objetivo para las aspiraciones expansionistas norteamericanas, y en 1805 llegó a decirle al representante británico en los Estados Unidos Anthony Merry:

«La posesión de la isla de Cuba es necesaria para la defensa de Luisiana y la Florida porque es la llave del Golfo.»

Retrato de Thomas Jefferson por Rembrandt Peale en 1800.

Retrato de Thomas Jefferson por Rembrandt Peale en 1800.

[1]Franklyn, Jane. The Cuban Revolution and the United States: A ChronologicalHistory/ Jane Franklyn. Ocean Press, Melbourne, Australia, 1992, p. 10.

Ahorro energético vs Apagones en Cuba

[Ahorro energético vs Apagones en Cuba]

Mientras otras calles permanecen a oscuras en Cienfuegos durante la noche, en esta cuadra de la calle Castillo y su intersección con el Prado pude contar más de diez farolas encendidas cuando hace rato que amaneció y ya se siente el calor. Saquen ustedes sus propias conclusiones.

No somos el enemigo: Una carta abierta apostando por el futuro en Cuba

Bandera cubana y palma real

No son los mismos tiempos. Ya no hace falta irse a la Sierra con un fusil para ayudar a Cuba, tampoco cargar con un quinqué y alfabetizar. El tiempo pasa, las generaciones cambian, y los hijos se parecen más a sus tiempos que a sus padres. La juventud no es el enemigo, aunque algunos siempre hablen de cañas más grandes y vacas más gordas sin avanzar en el almanaque. No es el enemigo aquel que pide Internet para chatear en Facebook, el que quiere ver la cinta Rápido y Furioso que se filmó en La Habana, aunque eso no aporte nada a sus valores, o el que quiere usar ropa de “marca” para salir a una discoteca. Al final todo el que ha podido ha chateado en Facebook con uno u otro fin, en algún momento ha consumido una peli de acción y hasta el Comandante usa ADIDAS. No son el enemigo por eso.

No son el enemigo los periodistas que exigen informar al pueblo de manera veraz e inmediata, sin paños tibios y sin esconderse tras la excusa, tan antigua y poco válida (como las cañas grandes y las vacas gordas), de darle armas al enemigo. El pueblo tiene derecho a saber todo aquello que para lograrse no debe permanecer oculto, al final la gente se entera de todos modos y el “enemigo” se arma con todo lo que no se dijo.

No somos el enemigo los cubanos que queremos que Cuba avance, incuso fuera del noticiero, y las buenas nuevas lleguen a los platos de todos y no solo a las prendas o a las vacaciones de algunos pocos. No son tiempos de dividir, sino de sumar, pero con ejemplos, no con discursos. Aquellos recursos destinados a dividir, a excluir, a desinformar, vamos a dárselos a personas capaces, cuadros o no, que sepan multiplicar, incluir, informar, hasta que el “enemigo” se quede sin armas.

No somos el enemigo por querer el cambio. El que no evoluciona perece, pero también perece el que no evoluciona lo suficientemente rápido. Recordemos que Zhúkov se atrevió a criticar directamente a Stalin por lo que fue destituido. Finalmente con la Operación Bagratiónrealizó el asalto final sobre el ejército alemán. Por eso no podemos temer a quienes se atreven a criticar, a veces son quienes nos salvan la vida.

Nadie se esperaba las noticias que dio Raúl, ya que la prensa y nuestros dirigentes se han encargado de dibujar un cuadro que al final era falso. No somos el enemigo los cubanos que queremos superar esta fase sin sufrir de los errores y horrores de una segunda temporada del Período Especial.

A los que censuran, los que prohíben, los que limitan, los que eliminan, les digo que reflexionen: No somos el enemigo. Queremos ayudar, pero con la verdad verdadera por delante y sin pretender ser más revolucionarios que nadie. Las críticas llueven, los adversarios acechan y el verdadero enemigo se agazapa en nuestras propias trincheras y se roba impunemente 135 millones de pesos sin que los contralores entreguen sus renuncias junto con la noticia. No somos el enemigo por denunciar a estos males.

La Revolución nos ha dado educación, a muchos, cultura, e incluso a algunos las herramientas para pensar. No somos el enemigo por hacer uso de todo lo que nos ha dado la Revolución para mejorar el país y cambiar todo lo que deba ser cambiado. No nos juzguen como tal.

American Sniper: Si Elpidio Valdés tuviera su Winche

Dice un amigo medio en broma/medio en serio, que los Estados Unidos son un imperio revuelto, pero que de brutos (por aquello de revuelto y brutal) no tienen nada. Agrega que solo saben hacer bien dos cosas: en este caso películas, y todo lo demás. Acabo de ver la película American sniper (El francotirador (España)/Francotirador (Latinoamérica)) estrenada el 11 de noviembre de 2014 y la verdad es que me daba un poco de pereza ver este film dirigido por Clint Eastwood, que ganó un Óscar por la mejor edición de sonido. En algún momento me hizo sentir pena por el protagonista Chris Kyle, y se me apretó un poco el pecho al ver las escenas reales del final donde el pueblo norteamericano rendía tributo a quien fuera conocido como “La leyenda” entre los soldados norteamericanos. Según Wikipedia, siendo francotirador se le confirmaron 160 bajas.

Enseguida regresé a la realidad. Nadie les pidió a los norteamericanos que invadieran Irak, es más, nunca se encontraron las supuestas armas de destrucción masiva ni se pudo demostrar el supuesto apoyo de Saddam Hussein al terrorismo, las excusas para maquillar intereses políticos y económicos. Ya sabía todo estoy sin embargo, en algún momento sentí pena por Chris Kyle, porque los “americanos” solo saben hacer bien las películas y todo lo demás. Dicen por ahí que Paul Joseph Goebbels, el ministro de propaganda de la Alemania Nazi decía que una mentira mil veces repetida puede convertirse en verdad, y los estadounidenses saben eso mejor que nadie. Por eso Chris Kyle fue un héroe, porque fue a Irak para defender a su país del terrorismo. Sigue leyendo