La culpa es del totí

“Ni la vulgaridad, ni la mediocridad podrán mellar la riqueza de la música cubana; para ello trabajamos coordinadamente desde las instituciones culturales con todos los factores que intervienen en la promoción, difusión y uso social de las producciones musicales”.

Orlando Vistel Columbié, presidente del Instituto Cubano de la Música

Ya había hablado de reguetones y cubanos 

Pero la problemática musical cubana y sus implicaciones va mucho más allá de los cultores de este ¿genero? Los rockeros cubanos deben estar saltando de alegría, porque por primera vez el dedo acusador no apunta hacia sus ropas a veces extravagantes y sus canciones a veces difíciles de entender. Ahora el colimador está fijo sobre los reguetoneros a los que tanta promoción se le dio en su tiempo en centros culturales estatales. Sigue leyendo