¿Puede Cuba eliminar el mercado informal?

Cualquier esquina puede formar parte del mercado informal en Cuba

Cualquier esquina puede formar parte del mercado informal en Cuba

La gente en Cuba tiene que «luchar», ya que como señalaba un humorista cubano este será el enésimo año en el que habrá que esforzarse y sacrificarse para salir victoriosos. El cubano es un izquierdista convencido, más allá de su ideología política, por eso muchas veces desde el primer café que se toma por la mañana, hasta el sustento que lo alimenta por las noches, es adquirido “por la izquierda”, una manera eufemística de señalar un origen dudoso para la mercancía.

En un artículo titulado “Subterránea y peligrosa”, publicado el 30 de agosto del 2014, el periodista José Alejandro Rodríguez hacía notar que todo el mundo en Cuba conoce del mercado negro, pero muy pocos ¿se atreven? hablan de ello. Buscando y buscando me he topado con un estudio cubano sobre el tema titulado La Economía Informal en Cuba (2003), cuyos autores son Nelson Ulises Lim Chang y Ulises Pacheco Feria, de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Oriente.

Según el estudio las actividades económicas no oficiales o fuera del alcance de la regulaciónpública han estadopresente en todo tipo de sociedad, aunque con diferente grado y en diferentes formas;independientemente del grado de desarrollo o la forma de organización económica. La variedad y complejidad de este fenómeno se refleja precisamente en la multitud de nombresquehan sido usados para describirlo: subterráneo, sumergido, oculto, paralelo, informal, negro,no observado, no oficial, no regulado, ilegal, clandestino, etc. El estudio en sí mismo toma como base tres diferentes conceptos de actividades económicas noreguladas:

  1. Economía informal.
  2. Economía subterránea.
  3. Segunda economía.

ECONOMÍA INFORMAL

En sus inicios, el concepto surgió al establecerse la distinción entre salario y autoempleo como laprincipal diferencia entre los sectores formal e informal. Al mismo tiempo, existía una concepciónpopular que enmarcaba la E.I en un amplio espectro de actividades que van desde pregoneroscallejeros, minúsculos comerciantes, limpiabotas y vendedores ambulantes; hasta recogedores debasura, cartománticas y encantadores de serpientes; pasando por prostitutas y expendedores dedrogas.

ECONOMÍA SUBTERRÁNEA

En los E.U.A. y otras economías de mercado desarrolladas, el sistema de impuestos, lasregulaciones gubernamentales y los acuerdos contractuales sitúan ciertos límites yrequerimientos para establecer y llevar adelante algún negocio o empresa, los tipos de actividadesque puedendesarrollarse, las condiciones de trabajo, etc. Las actividades económicas que sedesempeñanfuera de estos límites y requerimientos son generalmente identificadas comoEconomíaSubterránea.

La evasión de impuestos y el escape de las restricciones gubernamentales sobre las actividades delos agentes económicos son considerados los mayores incentivos para ocuparse de actividadeseconómicas no reguladas.

SEGUNDA ECONOMÍA

Este término es usado para describir la amplia presencia de actividades económicas no reguladasen las economías socialistas fuera de los canales oficiales y del directo control estatal. Laseconomías centralmente planificadas, caracterizadas por un elevado grado de propiedad estatalde los recursos y una estricta reglamentación de las relaciones entre los actores económicos; sonfértil campo para las actividades empresariales fuera del marco de regulación pública.

Más adelante los estudiosos cubanos hacen notar como en el caso cubano la productividad y losingresos de la E.I. no son necesariamente menores, sino en ocasiones (casi siempre, acoto yo) mucho más elevados que enla economía formal. También se destaca como la Economía Sumergida cobró unimpresionante auge con la llegada del PERÍODO ESPECIAL, llegando a alcanzar un valor detransacciones y volúmenes incluso superiores a las que se efectuaban entre lapoblación y elestado. En muchas ocasiones el propio sistema les dejó brechas, cómo por ejemplo la inflexibilidad del racionamiento basado en la distribución igualitaria, llegándose a subsidiar la ventade cigarrillos para no fumadores.

Dentro de la E.I., y dado el grado de estatización de la economía cubana en general, existiósiempre (y existe) un segmento de “suministradores” que viven del robo y el desvío de recursos de laeconomía formal a la informal. La existencia de suministros ilegales crea ineficiencias derivadas de los altos costos en queincurren los trabajadores de este sector, al pagar insumos que llevanimplícitos en sus precios“primas por riesgo”. La permanencia de los agentes más inescrupulosos y las limitaciones a laentrada de los que no tienen contactos; la asimetría de la información siempre a favor de losoferentes y la consolidación de éstos como price-maker, conforman, como por osmosis vis-a-vis conla economía formal; un seller-market preñado de irregularidades eincertidumbre

El auge de este mercado y, por ende, de sus “suministradores” entorpece cuando menos la implementación de ese santo grial al que se aferran los cubanos con fe en el cambio, bautizado como Lineamientos, así como del llevado y traído proceso de actualización económica.

Es que en Cuba se estudian demasiado las cosas, y luego, tras los invariables errores que incluso nos han llevado a procesos de rectificación de estos, culpamos al bloqueo de todas nuestras penas y nos empinamos sobre él cuando alcanzamos escasas glorias. Ante el auge de las importaciones, muchas de ellas imprescindibles para los DUEÑOS de NEGOCIOS PRIVADOS, en lugar de contraatacar con un mercado mayorista donde todos ganen, aplicamos cuatro resoluciones para la introducción al país de productos sin carácter comercial.

La publicación en la versión digital del diario Granma del artículo Responde Aduana inquietudes sobre nuevas resolucionesdesató un sinnúmero de comentarios, entre los que se encontraba el de un internauta que firmó su acotación como Evaristo Pascual.   El mismo hace notar como las restricciones aduaneras existen en el reto del mundo, pero las nuestras tienen la intención de proteger según sus palabras:

“a un Mercado nacional monopólico y abusivo, donde la población se ve obligada a pagar mucho (240 % por encima del precio normal en otros mercados de la zona) por productos de ínfima calidad. Este Mercado nacional tampoco es capaz de ofertar los productos de primera necesidad de una manera estable. Así pues, con frecuencia se acaba el papel sanitario, o el detergente, o la leche en polvo o los condones. Por eso es que existe ese comercio informal con las importaciones no comerciales. Las nuevas restricciones, una vez más, no van a la raíz del problema. La verdadera y definitiva solución es sin dudas diversificar a los importadores, otorgando licencias a importadores, ya sean privados o estatales, y cobrar los debidos aranceles e impuestos. Ya verán como se acaba solito ese comercio paralelo.

Recientemente alguien en la calle comentaba que los cubanos van a hacer las cosas con, o sin el apoyo del estado. Aunque la mayoría prefiere dormir tranquilo bajo el marco de la legalidad, las trabas burocráticas o de otro tipo no van a ser impedimento para la subsistencia de muchos negocios. Es que como comentaba en un artículo el periodista uruguayo Fernando Ravsberg, mientras las autoridades estudian y hacen planes piloto, los cubanos con más chispa crearon un sistema de importación de contenedores provenientes de México, Panamá y otras latitudes. Incluso se anuncian en Internet y venden sus productos por catálogo.

Una pequeña muestra de este mercado subterráneo a plena vista se pudo evidenciar en el artículo publicado en Voces desde Cuba por el periodista cubano Carlos M. Álvarez, Por qué cada vez más jóvenes deciden quedarse a hacer negocios en Cuba. Álvarez nos cuenta que el pasado 5 de noviembre, cuatro jóvenes emprendedores cubanos se dieron cita en Barcelona para impartir una charla sobre sus proyectos y el modo en que han logrado impulsarlos dentro de las singulares condiciones para los negocios privados en la isla. Fueron RobinPedraja, de la exitosa revista de farándula Vistar Magazine; Elio Héctor López, “El Transportador” de El Paquete Semanal, un experimento de internet offline que semanalmente pone a circular entre la población un terabyte de la más diversa información a través de memorias USB; Luis Manuel Suárez de Ciber Cuba, portal web de creciente resonancia; e Hiram Centelles de Revolico, sitio de anuncios clasificados.

El mercado informal está ahí, a la vista de todos. Nadie sabe a ciencia cierta cuánto dinero mueve, pero mueve la economía cubana condicionando esa para mi mal llamada oferta y demanda. Llena cualquier resquicio que dejara pasar la economía, ni que decir de los amplios baches de esta última y hace posible que muchas personas tomen su “buchito” de café cada mañana para partir a sus trabajos, ya sean a plena luz, o subterráneamente a la cara. ¿Esto no lo cambia nadie? Claro que sí, personas con mucha vergüenza que SI han comprado en la bolsa negra y saben que, si el descontrol es la madre de todos los fraudes, la desidia hace suyo aquello de que ojos que no ven, corazón que no siente. Si la prensa en Cuba no trata de ellos, es porque no existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s