Un Colimador en la mira de sus mentiras

Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.

Abraham Lincoln

En la vida hay cosas que uno está dispuesto a hacer por dinero, y hay otras cosas que no está dispuesto a hacer, al menos por dinero. Lo que queda claro es que todo el mundo tiene un precio, pero lo que pocos comprenden es que a veces ese costo no se paga con ninguna moneda. Dicen los creyentes que hay de todo en la viña del señor, pero lo que casi nadie tolera es la mentira, sea esta pagada de la manera que sea. Es lamentable ver en Cuba como hay personas que le venden su alma y la historia de un país al diablo, a cambio de un trabajo con muy pocos beneficios, pero cómodo, y acompañado de esa fruta pecaminosa que aquí es la Internet.

Aparentemente, después de publicar “La historia jamás contada de Fidel Castro” soy una persona poco seria, que en lugar de hacer gimnasia toma magnesia. Todo en esta vida es posible, sobre todo si tienes que digerir grandes cantidades de ideas vacías y conceptos falsos durante toda tu vida. Lo que comenzó en mícomo una necesidad de hacer Revolución, es decir, de cambiar todo lo que debe ser cambiado, ha sido trastocado por algunos que en la gimnasia se comen lo que saca la magnesia en los sanitarios. Parece un trabalenguas o un juego de palabras, pero en el afán de que alguien “me haga caso” (también según algunos), he recibido un par de azotes virtuales por parte de quien fuera un colega supervisor en la enciclopedia EcuRed, y que una vez se dijo mi amigo.

Según este descentralizador de la información en EcuRed que atiende al nombre de Ruslán Olivares, ahora me estoy enredando en mi propia pita, soy enemigo de EcuRed y por si todo esto fuera poco, casi escribo cosas tontas.

Si fuera otra la situación, tal vez me sintiera halagado de que se me haya dedicado un espacio en El Colimador, el mismo blog que no sabían si dejarme administrar o no, por mis ideas un tanto ambiguas en cuanto al artículo 53 de la Constitución de la República de Cuba. Según los comentarios de la gente basados en “Los digos y los diegos de un colaborador de EcuRed” he cambiado mi discurso y no soy el de antes. Tal vez sería necesario refrescar la memoria de la conveniencia para quienes olvidaron que este bloguero estuvo tras artículos tan “conflictivos” como ¿Quién me tira un cable?yLa historia de un cable contada por Cubadebate.

No voy a referirme al tema de mi baja de Joven Club, porque es un agua pasada y turbia que ya no está en mis manos hacer potable. Hay varias personas que sabemos la verdad, que cada quien cuente lo que desee y su conciencia le permita. Aunque siempre he sido amante del café, y cuando es posible lo tomo fuerte, no he “acumulado” méritos para admirar a las Yoanis y los Arbustos, cuyos artículos estoy muy orgulloso de haber redactado en EcuRed junto con el de otros mercenarios mentiros y políticos corruptos.Si fueran personas importantes, incluiría en ese listado a algunos de los que hoy me lanzan esos huevos que tal vez necesiten comerse. Una cosa es ser pobre pero honrado, y otra es ser un muerto de hambre mentiroso.

Dicen los mayores que cuando tu techo sea de vidrio no debes apedrear el del vecino, mucho menos cuando no se es amante de “la chancleta” que permita entrar en careos diría yo. El autor de “Los digos y los diegos de un colaborador de EcuRed” (curioso que me llame colaborador, ya que hace mucho que no colaboro, tal vez porque el mismo Ruslán me cerró muchas puertas y me robó varias llaves) al parecer se ha acostumbrado tanto al café mezclado con chícharos, que ante la sola mención de una taza de Café Fuerte comienza a sufrir de un muy conveniente ataque de epilepsia que mata algunas neuronas con muy valiosos recuerdos. Como aparente fiel escudero de Iroel Sánchez, divaga cuando de verdades negativas sobre Cuba se trata. Siendo este Colimador tan inteligente y con tan buena memoria como para remontarse a un artículo fechado el 12 de diciembre de 2011, es curioso que se olvide él mismo de explicar por qué se retiraron esas 11 000 palabras del artículo sobre Fidel Castro en EcuRed mientras traza análisis Freudianos sobre mi cambio de personalidad. Al mismo tiempo olvida de que tan solo se me “informó” que no debía tocar más el artículo, que al menos por esta vez fue editado con su propio usuario de colaborador (el de Ruslán). En otras ocasiones me dijo que la idea de desarrollar algunos temas en EcuRed (aún con fuentes “confiables”) podría acarrearme consecuencias negativas.

No se puede predicar la moral en calzoncillos, por lo que si de verdad El Colimador quiere saber mi posición respecto a EcuRed, le invito a que explique por qué faltan 11 000 palabras tomadas de lo que en la enciclopedia se llaman “fuentes confiables”. Yo ayudé a redactar las normas, así que por favor, sentado espero por los argumentos.

Esta muestra parcial del historial del artículo sobre Fidel Castro en EcuRed muestra como tras la edición del 3 de diciembre el artículo es mucho más corto.

Esta muestra parcial del historial del artículo sobre Fidel Castro en EcuRed muestra como tras la edición del 3 de diciembre el artículo es mucho más corto.

La llamada disidencia siempre vende, sea a un lado u otro del estrecho de La Florida, por lo que no me extrañe que en Los digos y… haya numerosos comentarios. Lástima que no haya podido entender la mayoría de ellos, con un discurso similar al de una ¿revolucionaria? que criticara abiertamente en un documental sobre la cultura general de los cubanos, al imperialismo y ¡¡¡su muro fronterizo entre Australia y Estados Unidos!!! Dice Buena Fe en su Catalejo que hay un campeón añorando que le pregunten a quién dedica el triunfo. Es que en Cuba no hay mayor prestigio que “anotarse” unos punticos en el ciberespacio tomando posturas ultra-izquierdistas y acusar de mercenarios y vende Patrias a todo aquel que discrepe y exprese libremente lo que muchos piensan pero pocos dicen.

Decía un colega al que ahora mismo tengo miedo de llamar amigo, en el artículo El derecho a ser herejes en Cuba, que revolucionario será todo aquel que luche contra el presente y no deje de tener preguntas por el futuro. Revolucionario será todo aquel que acepte su condición de hereje y acepte, como bien dijo Alfredo Guevara, “correr todos los riesgos”. Yo corro los míos y defiendo mis convicciones, mucho más de lo que puedo leer de algunos que atacan mi persona, incluso sin conocerla, con frases estereotipadas. Un ejemplo clave sería jmartin, muy orgulloso de ser supervisor de la Enciclopedia “mucho antes” que Ruslán y yo. Él si me conoce, pero aparentemente olvidó que prefiere los artículos de animalitos y muñequitos porque, según sus palabras, la política es “meterse en candela”. Cuando quiera debatimos el tema porque al menos yo no temo a expresar mis opiniones. Por cierto, los que me acusan de criticar a EcuRed, ¿leyeron La historia jamás contada de Fidel Castro? Si tuviera mi Winche!!! Digo, mi blog en .cu

Respeto y respetaré los puntos de vista de todos, cada persona es un mundo, lo que es muy triste es la doble moral para tener siempre un alegato “revolucionario” cuando se habla en espacios públicos y luego quitarse la careta entre pasillos o vía mensajería instantánea. ¿Tienen miedo a perder sus privilegios (largas cuotas de Internet, mensajería instantánea, blogs bajo .cu, correo internacional, poco control sobre sus horarios de trabajo, invitaciones a eventos, y TODO gratuitamente)? No aparenten entonces ser más revolucionarios que nadie, y respeten los criterios individuales de cada quien,porque tal vez aprendamos algo al tiempo que construimos un país para TODOS los cubanos, sea cual sea su ideología. Para lastimar a Cuba y sus obras (como EcuRed), lo menos necesario es mentir. Nuestra realidad es mucho más increíble que la ficción, solo es necesario saber dónde mirar. Ahora mismo la mirilla está puesta en 11 000 palabras perdidas.

4 pensamientos en “Un Colimador en la mira de sus mentiras

  1. Pingback: Los siete mandamientos del Sistema Electoral en Cuba | Inside

  2. Pingback: Los siete mandamientos del Sistema Electoral en Cuba | Bitácoras Cubanas

  3. Pingback: Reflejos de censura que dan vergüenza ajena | Inside

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s