Los (pu)triciclos del amor

Tomada de PerlaVisión. La imagen solo muestra el tipo de vehículo sin estar relacionada directamente con el tema del artículo.

Los polémicos triciclos amarillos siguen dando de qué hablar en Cienfuegos. La renta que les exige la empresa a la que pertenecen ronda los 12 000 CUP mensuales, a lo que se suma el pago de la ONAT, seguridad social, gasolina, mantenimiento y hasta etc. Pues resulta que como modo de capear esta avalancha de dinero, a la consabida puñalada que normalmente le asestan al bolsillo nacional, entiéndase onerosos alquileres, ahora se suma el traslado del turismo y la correspondiente fauna que lo ronda.

Los taxistas de estos “motores del amor”, o putriciclos, para dárselas de buenos ciudadanos, dan una que otra vuelta “por la cola”, casi siempre desde el Parque Villuendas hasta la piquera del Palacio de los Matrimonios, negándose a llegar más allá, a no ser que los alquilen. Poco control + cierto nivel de socialismo (corrupción) = al desparpajo con el que operan estos “compañeros”, que ciertamente se tienen que buscar la vida, solo que es una pena que sea a costa de la de los demás. Me surge ahora la duda si estos vehículos vienen a ser parte de la solución, o del problema. Los números hablan por sí solos.

La Internet de los cubanos según la wifi

Recientemente al desagradable bullicio de las “maleticas”, se ha unido en el difunto Parque de la Amistad Cubano-Soviética la algarabía del IMO. Por si hay algún despistado, esta aplicación permite realizar tanto llamadas telefónicas a través de Internet, como videollamadas. En mi barrio nos tocó desde finales de 2017 la asignación de un par de antenas Wifi, y desde entonces decenas de ciudadanos “se conectan” con amigos y familiares.

Aunque estas personas que vienen a conectarse no tienen poca, o ninguna relación, sí que lo tienen los temas de conversación, fácilmente audibles por los gritos con los que intentan ser escuchados por los que están fuera de la isla. Más o menos la plática se desarrolla así:

(Desde Cuba) Oye. ¿Me escuchas?/  (Desde “afuera”)Si

(Desde Cuba) ¿Me ves bien? / (Desde “afuera”)-Si

 (Desde Cuba) ¿Cómo está la cosa por allá?/ (Desde “afuera”) Bien, trabajando mucho.

(Desde Cuba) A bueno, oye el paquetico que mandaste ya llegó, al niño le quedaron de lo más bonitos los zapatos. Acuérdate para el cumpleaños de mandarle el pantalón. / (Desde “afuera”) OK

(Desde Cuba) ¿Oye y por fin te mudaste? / (Desde “afuera”) Si, espérate para que veas la casa…

(Desde Cuba) Oye pero que linda, así quiere mami que le compres una en … / (Desde “afuera”) Vamos a ver, porque este mes estamos un poco apretado, cambiamos el carro, el teléfono, el televisor, el… 

(Desde Cuba) Está bien, ella dice que espera hasta que tu vengas en las vacaciones / (Desde “afuera”) Estas vacaciones vamos a Punta Cana, a Yumisiskaya ya le aburrieron los cayos.

Bromas aparte, la gente se entera aquí de todo: que si la prima está enferma, que si el número de zapatilla que usa es el 42, que si el pantalón ripiado no le sirvió a … Este es el uso que le da la mayoría de los cubanos a la Internet, lo demás, es ciencia ficción que ahora quieren convertir en policiaco. Ahora me voy a conectarme al IMO que ETECSA anunció recarga.

La subversión en Cuba se hace una cuenta en Facebook

Dice el bueno de Cubadebate que el gobierno de Estados Unidos creará una nueva Fuerza de Tarea en Internet para difundir mensajes desestabilizadores contra el orden establecido en Cuba y agredir la institucionalidad y legitimidad del gobierno. Este es un episodio más de la saga de “La Guerra de la Internet” en su versión caribeña, cuyos productores estás más que conscientes de su fracaso ante la crítica, pero sienten engolosinados por el éxito de taquilla que tuvieron los capítulos anteriores. La dirección creativa criolla no se queda atrás con su embullo ante la nueva propuesta yanqui, que le permite mantener vivo a un enemigo “malo, malísimo”, sin disfraces ni matices, que prefiere sostener el palo en lugar de ofrecer la zanahoria con la que vino “el mulatico” hace un par de años.

La demagogia sobre la que se sostiene el proyecto ha sido alimentada por las normas privativas cubanas de acceso a la red de redes hasta tal punto, que la mayoría de los que desde la mayor de las Antillas accede desde hace poco a Internet, identifica a Facebook e Imo como sinónimos de la misma. Nuestros tristes medios de prensa, muy serios pero muy lentos, ayudan poco o nada a mejorar la percepción sobre lo que es, o no Internet, llamando todavía al entorno que la conforma como “nuevas tecnologías”.

Regresemos en el tiempo: en noviembre de 2015 un editorial del diario estadounidense NYTimes acusaba al gobierno de Cuba de frenar el acceso a Internet a un precio moderado de millones de cubanos. Según ellos a raíz de los cambios regulatorios implementados por la administración del Presidente Obama Cuba tenía varias opciones para expandir el acceso a Internet rápidamente y a gran escala.

Aunque Kcho en su estudio romerillo tenga Google “a full”, el gobierno de la isla nunca ha dicho nada a sus ciudadanos de la iniciativa Project Link, que ya ha mejorado dramáticamente la conectividad en Uganda, lo que permitió a proveedores de servicios de Internet (ISP, por la sigla en inglés de Internet Service Provider) y operadores de telefonía móvil (MNO, Mobile Network Operator) ofrecer acceso Wi-Fi de alta calidad a dueños de pequeños negocios y usuarios de telefonía móvil en el país africano. Tal vez el temor seas provocado por las críticas a la multinacional Google, ahora principal subsidiaria de la multinacional estadounidense Alphabet Inc., sobre presunta ingeniería fiscal en diferentes países, y por ser una de las empresas que colaboran con las agencias de inteligencia en la red de vigilancia mundial, sacada a la luz en 2013. Tal vez el problema sea tan simple como que su tecnología no es china, casualmente la más adecuada siempre para resolver nuestros problemas técnicos.

Hoy en día es una tontería censurar la información como todavía hacen nuestros medios, porque en la calle se sabe lo que gana Pito Abreu, por donde se fue tal o más cual deportista, o el escándalo relacionado con tal o más cual “hijo de papá”. Lo prohibido siempre es perseguido, y la gente quiere confirmar la bola de que el dólar (CUC) va a bajar tal día, o de que de verdad explotó tal dirigente y el “regaño” fue mandarlo unos días para su casa y después ponerlo a dirigir en otro lugar como “castigo”. De estas carencias se nutre la iniciativa no tan nueva de nuestros “primos” del norte, porque realmente el estado cubano podría hacer un poco más, comenzando por modernizar y mejorar el acceso de nuestros periodistas, permitiéndoles además contar TODA la noticia, no parte de la misma, y con inmediatez. Para tener una idea de lo desactualizado que está el país en estos temas, todavía no existe siquiera una Ley que regule la informática, por lo que se juzga por una legislación totalmente obsoleta.

La posibilidad de viajar a otros países ha propiciado que, amén de que algunos hayan probado un bocado de lo que es estar conectado a Internet a precios competitivos, la llamada Generación Z cubana, que también ha adoptado la tecnología a primera instancia, se sienta identificada con la telefonía móvil y el acceso a la web, al punto de que algunos han creado incluso sus propios canales de YouTube. La desconexión de esta generación con diversos puntos de vista “oficialistas”, será la piedra angular de la estrategia norteamericana para utilizar el acceso a Internet como Caballo de Troya.

Estos llamados nativos tecnológicos criollos ya tienen acceso a numerosos chismes y rumores que critican con diversos matices de realidad en las redes sociales, el día a día cubano. Recuerdo que una vez, en plena batalla por el retorno de “Los Cinco” algún gracioso publicó en Facebook un reclamo donde los héroes eran la langosta, la Internet, el permiso para viajar, la telefonía celular y la carne de res. Es decir, el cubano siempre ha estado expuesto de una manera u otra a la subversión, solo que la tecnología logra llegar con inmediatez a determinado público en específico.

Ya nuestros jóvenes no son aquellos a los que Fidel no les dijo cree, sino lee. Ahora, sin otra guía que el último estilo de peinado o ropa, la gente se cree cualquier cosa porque “la leyó en Internet”. El gobierno estadounidense solo está llenando el vacío informativo que nuestros medios dejan. No importa cuán verás sea la información, solo importa para ellos darla primero. La respuesta cubana siempre va a ser la misma, ellos lo saben, y nosotros también: RESTRINGIR. Solo hay que leer los comentarios en Cubadebate:

LaVerdad dijo:
Pues a darle la respuesta adecuada, la Seguridad del Estado alerta, las Unidades especializadas en control electronico lo mismo, las autoridades cubanas preparadas, el pueblo con la guardia en alto, lo mas importante al Ministerio de Justicia, a los fiscales, jueces, al duro y sin guante con estos elementos cuando traten de subvertir el orden interno, a los establecimientos penitenciarios, ponerlos en su lugar adecuado, seguro estamos aqui hay que respetar al pueblo de Cuba

K1K2 INDUSTRIALES dijo:
Lo que hay que hacer es, no seguirle el juego a los EEUU y defendernos de estos ataques bloqueando esos sitios, pero ademas no es menos cierto que nuestra sociedad necesita abrirse totalmente a la Internet y no el 40% de la poblacion, el 95% debe de tener acceso a esta red de redes, fomentarla a precios asequibles al cubano de a pie, que con su salario pueda abrirse al mundo, tener acceso a informaciones internacionales y a sitios que necesitamos acceder para nuestro desarrollo profesional como ciudadanos.
Está plasmado en uno de los acapites de los Derechos Humanos, y nosotros los cubanos lo merecemos.
O es que en nuestro pais hay quien no le conviene que nuestro pueblo tenga en su totalidad de acceso a internet?

Pero no todo está perdido, otros comentarios afortunadamente se dan cuenta de que la solución no es botar el sofá, y parte de formar mejores recursos humanos y potenciar el uso de Internet como herramienta del pueblo para contar la realidad del pueblo. Cuando cualquiera en Cuba pueda acceder a Internet, de poco o nada valdrá ofrecerle a la gente acceder a Internet mediante inventos. Si la mayoría nuestros jóvenes tienen aquellos valores y preceptos de los que presumimos, ¿a qué le tememos? O será como dice el siempre acertado dúo Buena Fé:
Somos antimperialistas, y nadie nos mete el pie, pero que bonito está ese zapato, por cierto ¿qué marca es?

El pollo del arroz con pollo no es lo que están haciendo ellos, es lo que no estamos haciendo nosotros.

El día de (des) atención a la población

Atención a la población Casi siempre es un lunes el día señalado por los niveles superiores para escuchar los reclamos y quejas de la población. El único problema es que casi siempre es un lunes el día señalado por Partido y Gobierno para reunirse con esos mismos funcionarios que debían atender a la población. El pueblo asiste un lunes si, y otro también para escuchar siempre las mismas justificaciones: “El director está reunido en el gobierno, no sabemos a que hora regresa”. “Si, ya regresó de la reunión con el Primer Secretario, pero ahora tiene que salir a otra reunión”. En el mejor de los casos seremos atendidos por un funcionario que “atiende a la población”, lo que traducido al “cubano” quiere decir que recogerá su queja hasta que el jefe correspondiente deje de estar reunido para que decida cómo lo maltratará mejor, quiero decir, que solución darle a su caso.

El círculo vicioso de pretender que los propios maltratadores resuelvan nuestros entuertos se convierte en un ciclo sin fin de agravios donde el de a pie sin “socios ni plata” se siente (porque lo está), desprotegido. Los funcionarios que se deben al pueblo en muchas ocasiones viven del pueblo, por lo que siempre es un buen día para la (des)atención a la población. Nunca se sabe que “regalito” nos traerán.

Cuando los deseos aprietan: Crónica de un mal olor

Cuando hay que ir, hay que ir… Es una verdad tan grande como los molinos que cuando se ignora el pedido… bueno, recuerden el húmedo final del cuento. Cuba, tan necesitada de casi todo, urge de más urinarios públicos que permitan al apurado viajante evacuar su prisa. Si algo ha demostrado el cubano es que no se detiene ante la falta de algo, por lo que se arrima o agacha en cualquier rinconcito, no necesariamente apartado de las miradas indiscretas, y deja salir su apremio dejando una marca de olor que no tiene como intención marcar territorio.
En la ciudad de Cienfuegos, que muchos todavía reconocen como La Perla del Sur, la escasez de estos locales salvadores ha dejado huella literalmente. Ya sabemos por qué los Estados Unidos nunca pudieron hallar las armas químicas en Irak, Sadam las había desplegado en ciertas esquinas bien céntricas del centro sur de Cuba y seguro, hasta un poco más allá.
La respuesta no es crear nuevos espacios que eviten estos males olores, sino privatizar otros donde el pago del mismo ya está implícito en el servicio que se ofrece. Hablo de terminales de ómnibus y trenes y centros gastronómicos y recreativos. Cualquier día nos encontramos a una anciana que cajita en mano dice en un perfecto inglés:

Es un honor recibirlo en nuestro país señor Primer Ministro, pero para entrar al baño del Aeropuerto hay que pagar 1 CUC, el dólar americano es con impuesto, y si quiere un pedacito de papel sanitario le va a costar otro CUC.

Bromas aparte, la gestión que hacen estos particulares de estos espacios es casi siempre lamentable, pues el mal olor abunda al tiempo que el agua escasea. Recientemente entré al baño de la Terminal de Ómnibus de La Habana y casi tengo que alquilar una careta antigás. Sería interesante que alguien explicara entonces para qué se privatizan estos baños aunque me imagino que como con otras tantas dudas, me quedaré con las ganas.

La Carlos Manuel de Céspedes de Cienfuegos más cerca de su arranque

Después de más de 72 horas durante las cuáles la termoeléctrica de Cienfuegos, Carlos Manuel de Céspedes, ha permanecido fuera del sistema eléctrico nacional, todo parece que la luz está más cerca para los cienfuegueros.

Un directivo del despacho de carga de la Perla del Sur notificaba a la emisora local que en horas de la madrugada, la termoeléctrica estuvo a un escaso tiempo de poder arrancar totalmente y unirse al sistema eléctrico nacional. Una descarga eléctrica natural impidió el feliz final, proceso en el que estaban involucrados decenas de personas y baterías de grupos electrógenos de Cruces y de la capital provincial.

Las declaraciones más recientes a las que tuvimos acceso a través de la radio utilizando un celular, informaba del hallazgo de una posible avería que impedía la energización desde la región occidental de Cuba. Se pedía un voto de confianza para trabajadores que en situaciones y condiciones difíciles continuaban laborando en lograr el arranque de la Carlos Manuel de Céspedes.

Un servicio tan sensible como lo es el eléctrico, es largamente esperado por los cienfuegueros en una ciudad que no sufrió tan graves daños como en eventos atmosféricos anteriores. Depositamos nuestra confianza en estas personas, muchas de las cuales no han visitado todavía sus hogares y familiares, trabajando para garantizar que la luz ilumine los hogares cienfuegueros.