El CUC se cambiará a entre 15 y 19 pesos durante la reunificación monetaria

No es un secreto para nadie en Cuba que el CUC, primo cubano del dólar estadounidense, tiene sus días contados. Desde su nacimiento estaba destinado a morir, y aunque diversos especialistas vaticinaban que sus días estaban contados, el pobre CUC pudo alcanzar su mayoría de edad. La novedad no es esta, ni siquiera después de que la prensa internacional filtrara que el senador Ron Wyden, miembro de una delegación de congresistas demócratas que recientemente visitó la isla, aseguró que el propio Presidente de Cuba, Raúl Castro, les garantizó que este era el año donde finalmente se reunificaba la moneda. Nuestra propia prensa, no tan sabia como los tres monos, pero con sus mismas discapacidades, no se ha dado cuenta de nada, pero esto tampoco es noticia.

La noticia es un rumor que recorre desde hace días las calles de Cienfuegos: Cuando ocurra la reunificación monetaria, el CUC solo podrá ser cambiado en las CADECA a un precio aproximado de entre 15 y 19 pesos cubanos. La bola va tomando fuerzas toda vez que al parecer en la Perla del Sur hay personas bien informadas, pues ya en una ocasión, cuando se fijó la tasa de cambio en 1 x 25, los cienfuegueros sabían de la noticia antes de que se hiciera oficial, y habían tomado las previsiones pertinentes. 

Los “cambistas” particulares que merodeaban por las CADECA han desaparecido poco a poco, mientras que ya algunos negocios particulares muestran letreros donde se alerta de que no aceptan CUC como pago. Todo el que tiene una cierta cantidad de dinero en CUC se ha apresurado a cambiarlo, ante la incertidumbre de la falta de información oficial.

Recordemos que la compra de un CUC para las personas se sitúa actualmente en una tasa fija de 24 pesos cubanos y la venta en 25, mientras que dentro del sector empresarial estatal existen otras tasas.

Pedro Monreal, autor del blog “El Estado como tal”, especificó que, “cuando se ponga fin a la ficción actual de una tasa oficial en la que el CUP equivale a un dólar estadounidense, automáticamente se incrementará el valor en pesos cubanos de cada producto importado”, en un país que importa hasta 70 por ciento de los alimentos que consumen sus 11,2 millones de habitantes.

El 22 de octubre de 2013, el gobierno informó sobre el inicio de un cronograma para realizar en un plazo sin precisar la unificación monetaria y cambiaria.

Odiseo y la cola de la papa en Cuba

Dice Odiseo, el héroe legendario de la mitología griega, que la Guerra de Troya y el regreso a Ítaca fueron juegos de niños comparados con las colas para comprar las papas en Cuba. El centauro Quirón jamás lo instruyó en la odisea de los coleros, las estafas de la pesa y los revendedores. La noticia se expandía de boca en boca: que viene la papa, que viene la papaaaaa… a mayor velocidad que cuando los pescadores del Vaticano visitaron Cuba.

La escasez del tubérculo, su enrevesada distribución, y la importancia histórica que este alimento ha tenido en la mesa de los cubanos, son los ingredientes de esta receta para el desastre a la que no acabamos de acostumbrarnos. Hasta la PNR es necesaria para controlar algunas colas, aunque su presencia no disuade a los revendedores que después, “a la cara del cubano”, casi equipara la libra de papa con el precio de la onza de oro en el mercado mundial. 

Hasta el año 2009 la papa tenía una casilla asegurada en la muy venida a menos libreta de abastecimiento. A partir de ese año, a iniciativa del ya desaparecido Comandante en Jefe Fidel, se pretendió extender la presencia del tubérculo, de manera liberada y al precio de un peso la libra, durante todo el año y de manera liberada. La idea, más o menos soportada por la producción y amplios frigoríficos para su almacenamiento, funcionó por un par de años. Después se fue perdiendo el empuje, las semillas, y por supuesto, la papa. El precio comenzó a escalar los 50 pesos por saco, 70, 150, 200 y ahora mismo nadie es ya capaz de hacer un cálculo correcto ya que un simple jarro con literalmente cuatro papas, se vende ahora mismo en Cienfuegos al simbólico precio de 35 pesos.

Desde 2015 la producción de papa literalmente se desplomó, e incluso la región de Horquitas en Cienfuegos, dejó de sembrarlas en algún momento. La poca que se produce se la comen en su mayoría los turistas extranjeros, un poco a la industria y dicen algunos que el consumo social se lleva también una pequeña cuota. Decía el economista Juan Triana, y cito, que:

La demanda creciente es siempre una oportunidad para incrementar producciones e ingresos, expandir capacidades productivas, introducir mejoras tecnológicas, generar nuevos negocios…Pero en nuestro caso ocurre algo único en el mundo, la demanda creciente es ¡un problema!. Esta es otra de nuestras piedras recurrentes.

Si antes el cubano llevaba a su plato la papa con carne, ahora lleva… 

Un popular personaje de la telenovela cubana Salir de Noche, ahora le tendría que decir a su esposa:

El Papa no pela papa… porque no hay papa para pelar.