Tubal Páez: “Según me contaron, El Colimador estaba apuntando al lugar equivocado”

Con esto que ha sucedido con el blog de El Colimador, y la carta renuncia de su creador Ruslán, mucho me temía que mi jefe me mandara a la jaula de los leones. NO hablo de los Industriales. Hablo de otras jaulas. Así que la nota dejada sobre mi buró era más que “peligrosa”, esperada:

“Siro, entrevista a algún peje gordo de la UPEC. Creo que vi entre tus amigos de Facebook a Tubal Páez. ¡Ese nos sirve!”

Así que me dirigí a casa de mi amigo Tubal, y… no haré muy larga la anécdota. Tras el obligado café, prendí mi grabadora.

Siro Cuartel: Tubal, mi amigo, ante todo quería felicitarte (no había tenido la oportunidad)… y preguntarte,  ¿tú como Jefe de Comunicación en la AN, tienes algo que ver con Etecsa? Porque… ¡me defraudarías mucho!

Tubal Páez: Hace rato no pasabas por aquí por la casa. ¡Ni que te hubiera echado los perros! Bueno, no Siro. No. Lo de Etecsa no tiene que ver en nada conmigo. Recuerda lo que te dijo nuestro Cardenal Jaime Ortega.

SC: ¿Y con quién entonces? ¡Pa quejarme, vaya!

TP: Pa quejarte… jajajajaja, coño, compadre, ¡no me hagas reír! Mira, pasemos a la entrevista. ¿De qué querías preguntarme?

SC: De la UPEC, de la censura, de El Colimador.

TP: Pero Siro, chico, ya yo no tengo nada que ver con la UPEC. Ahora eso es con Moltó. ¿Por qué no lo entrevistas a él en lugar de a mí?

SC: Está enfermo. Convaleciente. Una lástima. Yo lo quiero y admiro mucho.

TP: Lo sé, vi lo que publicaste en tu muro de Facebook al respecto.

SC: Quedamos para la semana que viene. ¡Al menos me concedió una entrevista! Yo llevo 2 años atrás de Higinio Vélez y no he podido lograr que me dirija siquiera, no la palabra, la mirada. No yo… ¡nadie! ¡Ni Randy!

TP: ¿Y qué le preguntaría Randy a Higinio?

SC: No sé… algo que pueda publicarse, supongo…

TP: Mmmmm ¿eh sí?, ¿no? Bueno, Siro, volviendo a lo que me decías, lo que yo sé, lo que me contaron, es que El Colimador empezó a apuntar hacia el lado equivocado. Se equivocó de objetivo. Vaya, que apuntó para donde no era.

SC: Lo sigo diciendo, digan lo que digan: hay que escuchar a nuestros cantantes. Como dice Carlitos Varela: NO ES TIEMPO DE CIGÜEÑAS.

TP: Lo que yo siempre he dicho: aún no son tiempos de hacer pis contra el ventilador.

SC: Entonces…

TP: Moltó lo multó. Así de simple.

SC: En tu época…

TP: ¡Era peor! Le dábamos un tubazo. Y todavía este chiquito de La Joven Cuba protestando… ¡hay que tener vergüenza! ¡Como critican! Y se pasan el año viajando. Mira… ¡que me molestó! Coño, en mi época el viaje había que merecerlo. O ganárselo.

SC: O ganársela…

TP: Eso, eso… eso era lo principal: ganarse la confianza del jefe, si no, no ibas ni a Pinar del Rio.

SC: Tubal, ¿qué te parece la llegada de los Rolling Stones a Cuba?

TP: Hay que ver Siro, que las piedras rodando se encuentran. En nuestra época esa “música”, esa bulla, ese alboroto no se escuchaba. ¿Te acuerdas? Todavía tú debes tener la cicatriz en la cabeza del palo que te dieron el día aquel que gritaste públicamente ME GUSTA EL ROCK.

SC: Eso fue en el concierto de Tanya. Yo gritando “Ese hombre está loco” y de pronto PUM, me bajaron un tonfazo por la cabeza que de verdad no recuerdo mucho lo que sucedió después. Y al pobre Pedraja… mira, ¡mejor ni te cuento!

TP: Y cuéntalo para que tú veas! A ver si te creen.

SC: No, yo sé. A mí no me entrevista nadie. Si yo fuera Alarcón… podía decir cualquier cosa, que aunque fuera una mierda salía por Telemundo. Por cierto, ¿de qué hombre hablaba Tanya?

TP: ¡A mí no me preguntes! Yo de esas cosas… de música yo no sé mucho.

SC: ¿Ves? Ese secretismo es el que no me gusta… eso me desespera, vaya, para que sepas.

TP: Paciencia, Siro, paciencia, ya llegará el momento… o… tu momento.

SC: ¿Cómo al Yuli? ¡Coño, Tubal! ¡Que tú eres mi socio! No me des falsas esperanzas… En fin, sigamos con la música, ¿tu canción preferida?

TP: “La Tuba”, de Elvys Manuel. Pobre muchacho… ¿ves? ese fue otro que se desesperó.

SC: Los cantos de sirena…

TP: Ahora mismo estuviera como el Osmany García. Entrando y saliendo. Y hablando…

SC: ¡Mierda! Tienes razón… se desesperó.

TP: La fama…

SC: Les femmes…

TP: ¿Te acuerdas de Liudmila, Siro?

SC: ¿La jevita de Ruslán?

TP: Coño, Siro, tú te sabes hasta el nombre  de las novias de la gente. No sabía que este muchacho de El Colimador tuviese una novia que se llamara Liudmila.

SC: Nooooo, yo te hablo del personaje literario. ¿Te suena? ¿Pushkin? ¿Liudmila? ¿Ruslán?

TP: ¡Claro! ¡Coño, Siro, no me ofendas! Aunque dirigente hace años… ¡ese es mi campo: la literatura! A ver, para joderte yo a ti, a tus conocimientos… háblame de El Cantar de Roldán.

SC: ¿Y Ruslán cantó? Seguro que lo llevaron a… hay que ver que ahí, hasta el más duro canta. ElizardoSanchez no duró un día. En menos de 12 horas ya era agente del G2… ¡y condecorado! Coño, qué oposición más mierda tenemos!

TP: Cada día estás más sordo, mi hermano…

SC: ¡Y dilo! ¡Pregúntale a mi novia! Yo creo que tú la conoces. Ella ganó un importante premio literario en Cuba.

TP: Te hablaba de Roldán…

SC: ¿Andrés Roldán el futbolista? ¡Traidor! ¡Padre e hijo!

TP: Sería una pena que esa sordera tuya…

SC: La pena es los enredos que tú me armas. ¿De cuál Roldan tú me hablas? ¿Del de Orishas? ¡Canta empingao! Además es un tipo súper modesto, sencillo… ¡a ese sí no se le ha subido la fama a la cabeza!

TP: No viejo, yo te hablaba de Roldán, el del poema épico.

SC: Ahhhh ¿y de qué Liudmila me hablabas? ¿De LiudmilaTalancón? ¡Tremenda periodista! La pobre… desde que la conozco es alérgica a la keratina.

TP: Mi madre…

SC: ¿También? Y Raysa la de Akeru… pero esa se peló cortico. Al que van a pelar al moñito es a Manuel, el esposo de Liudmila. El pobre, mira que yo le explico, y le explico, que mis entrevistas no son de mentira. Él se empeña y empeña. ¡Hasta campañitas me hace en Facebook! Pero bueno… ¿de qué estábamos hablando?

TP: Creo que de El Colimador…

SC: Ahhhh , ya…, Tubal, mi hermano ¿tú crees que El Colimador es el mismo que le dio el tiro de gracia a Cremata? Es que… ¡coño, útimamente esto se parece un campo de tiro de la Sepmi! Al que le ponen el ojo… ¡hasta una nota de Díaz Canel, del mismísimo vicepresidente del país, desaparecieron de varios sitios digitales… No, si yo te digo a ti.

TP: Lo que voy a decirte mi hermano es que tú libraste… si estuvieses en Cubava…

SC: ¿Cubava?

TP: ¡Claro que Cuba va! Cuándo, cómo y dónde no sé, pero de qué va, va...

SC: Como el cangrejo…como la zafra de los diez millones. Miraaaaaaa

Tomado de siro4el:Sátira, Realidades, Cuba en el mundo

Un pensamiento en “Tubal Páez: “Según me contaron, El Colimador estaba apuntando al lugar equivocado”

  1. Pingback: Sobre la autocensura del colimador: Hasta aquí he llegado. | Inside

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s