Crisis migratoria de cubanos hacia Estados Unidos

Mi amigo Cuquito me tironea las orejas cada vez que conversamos de mis artículos porque no le gusta la forma, el tono o el lugar (para que se acomode a los lineamientos) de lo que escribo. Siempre le respondo que aunque los malos no me quieran por bueno, ni los buenos por malo, yo tan solo quiero lo mejor para mi país y los míos por lo que no puedo quedarme indiferente ante la situación de los cubanos que arriban día tras día a Costa Rica para quedar allí varados.

El pasado sábado 21 de noviembre nuestro amigo Granma informó sobre como los cancilleres de las naciones del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) abordaría mañana 24 sobre la compleja situación en la que se encuentran más de dos mil migrantes cubanos varados en Costa Rica. Según el diario cubano un total cercano a los 2 500 estaban alojados en refugios cortesía de la Cruz Roja. La mayoría de ellos han pagado entre 7 000 y 10 000 dólares por la riesgosa travesía que los lleva hasta la frontera entre México y los Estados Unidos sufriendo numerosos riesgos y vejaciones, como pudieron comprobar 54 cubanos, entre ellos algunos niños, que fueron abandonados por sus guías en la selva nicaragüense, hasta que fueron rescatados por el Ejército de ese país.

Según nuestra prensa oficial, el responsable directo de esta situación es el gobierno de los Estados Unidos y su Ley de Ajuste Cubano, así como el llamado Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos, este último ideado para alentar al personal cubano de salud a abandonar sus misiones en terceros países.

Como es de esperar ningún medio oficial cubano lleva la cosa más allá y se quedan fuera algunas preguntas elementales:

¿Por qué un cubano poseedor de al menos entre 7 000 y 10 000 dólares decide emprender este viaje tan peligrosos para emigrar a los Estados Unidos?

Muchas veces estas personas deciden dejar atrás cualquier vínculo con la isla pues el dinero para el viaje ha sido producto de la venta de su vivienda. Un enorme porciento de estas personas son profesionales con conocimiento pleno de la larga travesía y los constantes peligros que supone este viaje y a pesar de todo deciden embarcarse en esta aventura.

Aunque existe el incentivo que suponen la Ley de Ajuste y el Parole, ninguna de estas personas ha sido obligada a abandonar su país y sin embargo el temor a que estas leyes desaparezcan hace que la cifra de los que voluntariamente deciden legal, o ilegalmente abandonar la isla hacia lanación del norte aumente diariamente. ¿Qué otra causa los incentiva?

La emigración cubana después del Triunfo de la Revolución siempre ha sido un tema que se ha prestado a manipulaciones en ambas orillas, y allende a los mares se presupone siempre que los cubanos “huyen”, no emigran y que buscan más libertades que McDonald’s. El incentivo económico tras el Período Especial es real, pero como el cubano tiene memoria selectiva es mi deber recordar que en 1965 según las palabras del Comandante en el libro Cien Horas con Fidel, entre octubre y noviembre de 1965, porCamarioca en la provincia de Matanzas, salieron, libremente unas 300 mil personas. Según el mismo libro en 1980 en el Mariel se creó como un puente marítimo ymás de 1OO mil personas se trasladaron a La Florida. No había todavía Período Especial.

Entonces Cuquito no me tironees de las orejas, si me enseñaron a leer es para que lea, si me enseñaron a pensar, es para que piense, y si me han pedido toda la vida que sea revolucionario es para que sea un eterno inconforme con todo lo que debe ser cambiado. Es un secreto a voces que muchos de los hijos de los mejores hijos de esta Revolución viven y trabajan en el país del norte. Pide mejor a nuestra prensa que lea, que piense y que sea revolucionaria para que un día le cuente a todo el mundo por qué siguen arribando cubanos a Costa Rica.

Solo me queda recordar que yo tengo un sueño y no tengo miedo de soñarlo, aunque siempre algunos malintencionados con sus atrapa sueños quieran despertarme y privarme de la libertad de soñar y mi amigo Cuquito me quiera tironear de las orejas porque no le gusta la forma, el tono o el lugar (para que se acomode a los lineamientos) de lo que escribo. En mi sueño la gente no quiere irse porque no hay necesidades, todos quieren volver porque pueden decir lo que piensan.

Que no se quede un sueño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s