Elecciones en Cuba: Mi voto para Pepito

Elecciones en Cuba 2015Pepito es el diablo, dirían los mayores, ese chama sí que la pone dura, señalaría la farándula. Lo cierto es que Pepito es un personaje muy cubano que mediante la picardía nos deja en ocasiones grandes enseñanzas y siempre muchas carcajadas. ¿Quién mejor entonces que Pepito para ser delegado en las próximas elecciones? Aunque nadie sabe a ciencia cierta su edad, y la mayor de las veces es un niño, tal vez Pepito ya creció y puede contender en franca lid para ejercer su derecho a elegir y ser electo.

Pepito es una gente de barrio, que hace colas, que sufre con el transporte y que se ríe de sus propios problemas, así que se pasa el día muerto de risa y bien pegadito a la gente de a pie, cómo para ponerse en sus zapatos y entender que muchas veces aunque los reclamos no sean dichos en el momento, el lugar, o la forma oportuna y correcta, no dejan de tener razón y motivo. Cómo paga el acceso a Internet vía Nauta (ahorrando peso sobre peso como en la canción mexicana), leyó mi artículo Los siete mandamientos del Sistema Electoral en Cuba y confía en unas elecciones con mayor participación que las pasadas, donde uno de cada diez cubanos no quiso, no pudo, o no tuvo el deseo de ir a votar y uno de cada veinte echó su voto en blanco o este fue anulado, por lo que en sentido general aproximadamente 15 de cada 100 personas no votaron por ¿sus? diputados y delegados provinciales.

Pepito no por dicharachero y vivaracho deja de ser culto, lee a Martí y me recuerda su carta al mayor general Máximo Gómez, del 20 de julio de 1882:

¿A quién se vuelve Cuba, en el instante definitivo, y ya cercano, de que pierda todas las nuevas esperanzas que el término de la guerra, las promesas de España, y la política de los liberales le han hecho concebir? Se vuelve a todos los que le hablan de una solución fuera de España. Pero si no está en pie, elocuente, erguido, moderado, profundo, un partido revolucionario que inspire, por la cohesión y modestia de sus hombres, y la sensatez de sus proyectos, una confianza suficiente para acallar el anhelo del país —¿A quién ha de volverse, sino a los hombres del partido anexionista que surgirán entonces?

¿Cómo evitar que se vayan tras ellos todos los aficionados a una libertad cómoda, que creen que con esa solución salvan a la par su fortuna y su conciencia? Ese es el riesgo grave. Por eso es llegada la hora de ponernos de pie”.

Tal parece que el Apóstol tiene una visión que perdura para la eternidad, a pesar de que algunos cegatos hayan truncado sus Obras Completas. Si muchos o pocos escogimos o no a un PCC que Constitución mediante en su artículo 5º es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta, el país entonces necesita cada vez más un PCC en pie, elocuente, erguido, moderado, profundo, que inspire, por la cohesión y modestia de sus hombres, y la sensatez de sus proyectos, una confianza suficiente para acallar el anhelo del país.

Porque digo yo, ¿a quiénha de volverse, sino a esos asalariados que nos venden soluciones Made in USA? Por eso Pepito ha decidido que es la hora de ponerse en pie. Pepito no es el del PCC, ni siquiera de la UJC, pero copia impresa mediante del Periódico Patria fechado el 14 de marzo de 1892, hace un proselitismo prohibido en Cuba pero necesario en su conciencia y grita bien alto para que todo el mundo lo escuche:

que el compromiso para estas elecciones no debe surgir de la vehemencia pasajera, ni del deseo vociferador e incapaz, ni de la ambición temible, sino del empuje de un pueblo aleccionado. Lo que un grupo ambiciona, cae. Perdura, lo que un pueblo quiere. Que el delegado se vista de pueblo cubano entonces.

Pepito como Martí, es de todas partes y a todas partes va, por lo menos hasta donde las maltrechas Yuntong lo lleven, por eso vive en cualquier barrio. Cómo es tremendo jodedor, propuso varias veces a Yoani Sánchez como delegada, pero a la señora no la conocía nadie y los pocos que sí, creían haber escuchado algo de ella en la TV pero no estaban seguros de si era conductora de programas humorísticos o la que daba las noticias poco antes de la media noche. Pepito no le dio importancia, porque sabe que la señora escribe y escribe pero que sus textos tienen su precio en oro. No está nada mal cobrar por escribir, pero tampoco estaría nada mal con el menudo que le sobre apoyar a su comunidad y a esos que tanto sufren en sus escritos según ella. Aunque pensándolo bien todo en la vida no puede ser material, y tal vez alguien no quiera aceptar sus regalos por aquello de que ella habla sobre “la cosa”, por lo que mejor Pepito la invito a un trabajo voluntario en un hogar de ancianos o en una escuela primaria. Como filóloga al fin tal vez hasta un repasito les pueda dar a algunos niños con problemas de ortografía y así aunque no sea delegada, contribuye con el bienestar de su comunidad.

Y es que no importa que Pepito ya no recuerde cuál fue el barco más grande que entró a Cuba, sabe que aunque el trabajo intelectual no está mal, el problema de los baches, salideros, alumbrado y hasta etc., requiere de un poco más de esfuerzo físico y de muchas gestiones.

Es por eso que los asalariados SINA que reciben puntualmente sus jabitas con aseo y los CUC por sobrecumplir la producción de “guayabas” no están interesados en ser delegados. Se traumatizaron con los muñequitos de Matojo y dicen que para ser delegados hay que hacer mucho ejercicio, hay que mover mucho las piernas… Ellos prefieren saber mentir, aunque la realidad la mayoría de las veces supere a su ficción mal contada.

Nadie de fuera va a resolver nuestros problemas de baches, salideros, alumbrado y hasta etc. La triste y dura realidad es que no les importa. Hasta que la gente en Cuba sin importarles ideologías políticas, credos o poder adquisitivo no arrimen juntos los hombros y empujen al país hacia adelante, seguiremos sin avanzar “por culpa del bloqueo” y haciendo mil inventos “a pesar del bloqueo”. Las conversaciones entre Cuba –USA transcurren de seguro entre buenas meriendas y mejores almuerzos, por lo que deben demorar “una poquita”, así que no esperemos cambios radicales de un día para el otro y mejor ayudemos a Pepito a cambiar lo que deba ser cambiado.

Yo voto por Pepito de seguro en estas elecciones ¿y tú, por quién votas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s