A Cuba: Los americanos llegaron ¿ya?

Hoy se cumplen 54 años desde que el Presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower en una de las últimas medidas de su gobierno tomara la decisión de romper relaciones diplomáticas con Cuba. Por fortuna para los cubanos, este aniversario no será como los anteriores, ya que el 17 de diciembre de 2014 el actual Presidente norteamericano Barack Obama anunciara:

Hoy, Estados Unidos de América empieza a cambiar su relación con el pueblo de Cuba.

En otra parte de su discurso proclamó:

Con los cambios que estoy anunciando hoy, será más fácil para las personas que viven en Estados Unidos viajar a Cuba, quienes podrán usar tarjetas de crédito y débito de Estados Unidos en la isla. Nadie representa los valores de Estados Unidos mejor que su gente y yo creo que este contacto, en última instancia, hará más para empoderar a la gente de Cuba.

¿Qué representaría para el cubano de a pie que los acuerdos comerciales con los Estados Unidos sean habituales?

En primer lugar un eventual levantamiento de las restricciones a los ciudadanos norteamericanos para que puedan viajar a Cuba podría convertirse en una avalancha de personas ansiosas por ver con sus propios ojos el país que los hermanos Castro han gobernado por más de medio siglo. Cuba no posee la infraestructura necesaria para recibir a tantos visitantes al mismo tiempo, ni si quiera contando con las casas de alquiler administradas por cuentapropistas, por lo que muchos visitantes se hospedarían probablemente en hogares que no pagan impuestos para ejercer esta labor, incluso con las autoridades haciéndose de la vista gorda.

Para nadie es secreto en Cuba que al derrumbarse el campo socialista la economía cubana colapsó, al tiempo que el turismo apenas daba tímidos pasos, por lo que la prostitución fue una vital entrada de divisas al país, ya fuera en forma de remesas, o por medio de las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD). Es fácil imaginar que las personas que ejercen en el país el oficio más antiguo del mundo tengan más trabajo con esta oleada de visitantes. Los conocidos como jineteras o jineteros, solo son un eslabón de una larga cadena que se aferraría con fuerza a este nuevo mercado, y que también está compuesta por proxenetas, dueños de posadas y hostales (legales o no), boteros (choferes de alquiler) y muchas otras personas. Tal vez se habilite en los CDR una especie de censo que controle a los trabajadores “directos” a la producción para que regularmente se hagan chequeos médicos e incluso podrían hasta cobrarles impuestos.

Mucha gente espera con impaciencia el mejoramiento “tangible” de las relaciones entre ambos países, sobre todo aquellas que afectan directamente las vidas (y las mesas) de los cubanos. Muchos de nuestros “viejitos” deben estar con dolores de cabeza pensando en todas las nuevas formas de subversión que este acercamiento debe provocar. Una fortuita entrada de productos estadounidenses a bajo precio a nuestra red de tiendas pondría aún más en evidencia el carácter abusivo de los precios a artículos de primera necesidad que existe en el país.

Obama se alegró de la apertura en el acceso a Internet en Cuba y amplió sobre el tema:

Yo creo en el libre flujo de información. Desafortunadamente, nuestras sanciones sobre Cuba han negado a los cubanos el acceso a tecnología que ha empoderado a individuos de todo el mundo. Por lo tanto, he autorizado el aumento de las conexiones de telecomunicaciones entre Estados Unidos y Cuba. Las empresas podrán vender los productos que les darán a los cubanos la habilidad para comunicarse con Estados Unidos y otros países.

¿Cuba realmente quiere que la gente tenga acceso a Internet? Dicen que la respuesta es si, pero nuestro pueblo es por una u otra causa inculto en tema de tecnología y mucho más de Internet. En la red de redes hay de todo, lo bueno y lo malo, y con todo y un proxy que no te deja acceder a Martí Noticias o Cubanet, siempre se escapa del filtro algo que no queremos que los “sensibles” ojos de nuestros “culto” pueblo lean. Sin tener infraestructura apenas existió Zunzuneo y Piramideo, así que imaginen a la abuelita de la esquina leyendo en su muro de Facebook que al final el “cuadro” de comunales de La Habana Vieja se fue del país tras levantarle al erario nacional 38 millones de pesitos, o al menos, eso es lo que se sabe.

Otra cosa es dejar al libre albedrío de cada quien aquello que Taladrid siempre nos propone para que saquemos nuestras propias conclusiones. No sé qué pudiera pasar si nuestros jóvenes pueden leer e investigar para tener varios puntos de vista sobre la Primavera de Praga, las protestas de la Plaza de Tian’anmen de 1989, las muertes en el Muro de Berlín o tantos hechos oscuros en la historia de la humanidad. Durante más de medio siglo centenares de censores se han ocupado de mantener estos sucesos con un punto de vista siempre favorable al PCC y sus aliados internacionales, y no me parece que estudiar sobre estos temas sea viso con buenos ojos.

Las “tentaciones” del American Way of life serán demasiadas como para que algunos no se asusten. Imaginen automóviles modernos que cuesten menos que la Torre Eiffel, teléfonos inteligentes con acceso a Internet, ¡¡¡carne de res!!! Muchas personas desde ahora se cuestionan quienes son los malos de la película, imaginen cuando los americanos lleguen bailando cha-cha-chá y con las mejores que el cubano de a pie no ve desde hace mucho tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s