Los últimos soldados de la Guerra Fría y la que se avecina en Cuba

El 12 de septiembre de 1998 doscientos policías comandados por Héctor Pesquerase encargaban de desarticular la Red Avispa. Antes del amanecer del lunes 14 de septiembre, la mitad del grupo que resultó detenido rechazó las ofertas hechas por las autoridades estadounidenses, negando de paso ser espías, mientras que los cinco restantes hacían un trato con la fiscalía aceptando declarar en contra de Gerardo Viramontes Hernández, Ramón OsoLabañino, Fernando Rubén Campa González, Tony Guerrero y René González, los que en hoy en día son conocidos como Los Cinco.

Fernando Morais en su libro “Los últimos soldados de la Guerra Fría” cuenta de cómo Fidel fue incitado a hablar del asunto a pesar del secreto que hasta ese momento se guardaba en Cuba, y un día después de participar en la VIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado reconoció ante la periodista Lucí Newman que “algunas veces” Cuba había infiltrado agentes en “organizaciones contrarrevolucionarias” en los Estados Unidos para obtener información sobre actividades terroristas contra nuestro país.

En la segunda edición del mismo libro por parte de la Editorial Arte y Literatura, que data del 2013, se mencionan en varios pasajes a Alejandro Franklin Alonso, y a las parejas de Linda-Nilo Hernández y Amariys-Joseph Santos, los cinco agentes que hicieron acuerdos con el FBI e ingresaron en el programa de protección de testigos del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, pero casualmente el capítulo titulado: A MEDIADOS EN 1995, LA RED AVISPA TIENE A TRECE CUBANOS INFILTRADOS EN ORGANIZACIONES ANTICASTRISTAS PERO EL FBI LOS TIENE VIGILADOS, falta. A pesar de aparecer en el índice, el libro salta misteriosamente de la página 80 a la 113.

Muy poco se sabe en Cuba de la Red Avispa y menos se menciona a estas cinco personas que “traicionaron” al resto. Tampoco se hace referencia alguna a Ricardo Horacio Villareal, Remigio Marcelino Luna y Alberto Manuel Ruiz (Miguel y A-4), los que por pura casualidad no estaban en sus casas en el momento de los allanamientos y que al parecer escaparon.

Aunque ya nadie se acuerda de los otros cinco, y en Cuba tampoco se hace referencia a los tres que no fueron detenidos, este 17 de diciembre, un día especial para los devotos de San Lázaro, Los Cinco que si se conocen resuenan por todo el mundo cuando retornaron de improviso a su país los tres agentes restantes que tras 16 largos años aún permanecían prisioneros en cárceles de los Estados Unidos. Así de Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero se reunían con los ya liberados Fernando González y René González.

La noticia impactó a seguidores y detractores por su rapidez, pero no tuvieron tiempo de recuperarse cuando a las 12:00 M, los presidentes de Cuba y los Estados Unidos anunciaban el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones. El próximo 3 de enero se cumplen 54 años desde que el Presidente Dwight D. Eisenhower en una de las últimas medidas de su gobierno tomara la decisión de romper relaciones con la mayor de las Antillas. Estamos haciendo lo correcto, dijo Barack Obama en un mensaje que los cubanos pudimos ver casi en vivo, gracias a TeleSUR. Aunque en ese momento no existía noticia más importante para todos los cubanos, tan solo La Señal Informativa de América Latina nos hacía llegar de primera mano todo lo relacionado a estos acontecimientos, al tiempo que había total silencio sobre la llegada de los tres cubanos a su patria. No fue hasta pasadas las 8:00 PM que el NTV transmitió las imágenes de lo que aconteció.

Muchos se alegraron de que estas personas regresaran a su país, pero mayoría de los cubanos se alegró mucho más con el anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas. Sin embargo, acostumbrados como estamos a torpedear este tipo de acontecimientos, mientras el presidente Raúl Castro exhortaba al gobierno de los Estados Unidos a que eliminara el bloqueo, principal obstáculo en las vidas del cubano de a pie, muchos cintillos noticiosos anunciaban que Cuba “exigía” el fin del bloqueo. Algunos mandatarios latinoamericanos resaltaban que los Estados Unidos “no habían podido con Cuba” y que Cuba “no haría ningún tipo de concesiones”, como si la liberación del contratista Alan Gross y de otros detenidos en cárceles de la isla no debieran ser liberados como parte del intercambio.

La soberbia y la arrogancia no conducen a ninguna parte y el filósofo escocés del siglo XVIII David Humedesde esa temprana época nos alertaba:

Los hombres más arrogantes son los que generalmente están equivocados, otorgan toda la pasión a sus puntos de vista sin una apropiada reflexión.

Cuba necesita desesperadamente el fin del bloqueo y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas es el paso más grande que se ha dado en este sentido en más de 50 años, por lo que sería un error azuzar a una manada que no necesita que echen sal en sus heridas para entorpecer en todo lo posible el levantamiento de los que los norteamericanos llaman embargo. El 28 de octubre un artículo de la BBC titulado “Qué debe pasar para que EE.UU. levante el embargo a Cuba”, señalaba a los senadores Robert Menéndez, de Nueva Jersey, y Marco Rubio, de Florida, como los principales pesos pesados en contra de una política que según ellos solo daría más oportunidades al gobierno de “los Castro”.

Barack Obama estrecha la mano a Raúl Castro en el memorial de Nelson Mandela

Barack Obama estrecha la mano a Raúl Castro en el memorial de Nelson Mandela

Nuestro país vive tiempos de “actualización” del modelo económico, lo que para muchos no es más que una Perestroika a la criolla, con reformas igual de lentas que las que implementaron “los bolos” en su momento. No debemos olvidar que este proceso de cambios soviético culminó en el fin de la era de Gorbachov y en la caída de la URSS.La Ley de Cooperativa promulgada en mayo de 1988 en la URSS permitía la propiedad privada de las empresas de servicios, la industria manufacturera y los sectores de comercio exterior. Inicialmente, la ley imponía altos impuestos y restricciones de empleo, pero estos fueron revisados más tarde para no desalentar la actividad del sector privado. Cualquier semejanza con Cuba es totalmente intencionada.

Ahora el presidente Obama lo dejó bien claro, la política de su país hacia Cuba por más de cincuenta años ha fracasado, lo que deja ver entre líneas el interés por evitar el “pulseo” y apostar por el cambio “suave”. Soy de la opinión que como mismo el pueblo cubano se opone a cualquier tipo de fuerza en su contra por aquello que no hay nadie más cabrón que un cubano, el enfrentamiento contra la McDonald’s, Coca Cola, Pepsi Cola y compañía resultará en un debilitamiento aún mayor de los pocos valores de identidad nacional que le quedan a las nuevas generaciones.

Los cambios que serán necesarios para lograr un entendimiento final van a resultar muy dolorosos para un pueblo que anhela la paz en tiempos de paz y que prefiere dejarle la guerra a los que pueden saborear la langosta que nuestros barcos pescan y los tabacos que las manos de centenares de mujeres cubanas conforman.

Yo voto por comerme una McDonald’s y tomarme una Coca Cola en el malecón de Cienfuegos, al tiempo que comparto una entrada de mi blog en Facebook. Soñar no cuesta nada, tan solo el esfuerzo de encontrar nuevos culpables en Cuba si un día quitan el bloqueo.

Un pensamiento en “Los últimos soldados de la Guerra Fría y la que se avecina en Cuba

  1. Pingback: Relaciones USA-Cuba: Lo que se esconde tras el cambio | Inside

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s