Bloguear de Cuba

Llevo alejado del blog varios días porque últimamente no he tenido mucho tiempo para dedicarme a escribir. Durante ese tiempo he podido reflexionar sobre el significado de lo que llamo Bloguear de Cuba. El término a mi modo de ver incluye tanto a los que blogueamos desde adentro de Cuba, cómo a todos aquellos que escriben sobre Cuba pero que están fuera de la isla.

Estos grupos que nadie, o casi nadie distingue conforman otras categorías: Los que están a favor del gobierno, y los que están en contra del gobierno. Sí, porque cuando usted lee sobre el tema Cuba la mayoría de las veces se ataca o defiende al gobierno cubano electo de una manera un poco extraña, pero electo al fin y al cabo, obviando casi siempre a los que pertenecemos al Tercer Estado y usando nuestras necesidades y preocupaciones siempre con fines políticos.

Detrás de estos intereses y esos post sobre el tema Cuba generalmente hay un bloguer@que percibe de una u otra manera un beneficio, económico o de otro tipo, ya que no solo de pan vive el hombre. Estas personas tienen entonces un punto de vista limitado a los intereses de sus mecenas y por eso repiten como cotorras lo que a estos bienhechores “desinteresados” les afecta. Las regalías allende a los mares son casi siempre un poco prosaicas y se traducen en dinero que no es la felicidad, pero si lo que más se le parece, por eso no hay mejor negocio que montar un blog y hablar mal del gobierno de Cuba. Por su puesto que aquí mismo tenemos también a muchos de los que prefieren las cosas triviales de esta vida, alos que la SINA se encarga oportuna y periódicamente de darles sus jabitas de aseo y los CUC del almuerzo. ¿Pagarán sindicato?

Desde adentro de Cuba la cosa es un poco más complicada y muchas personas le venden parte (una gran parte diría yo) de su alma al diablo, o más bien se la cambian, por una conectividad medianamente decente desde sus casas y viajecitos a conferencias y eventos destinados a cambiar el mundo… de los que asisten. Estos señores (y señoras, porque de todo hay en la viña de…) residentes en Cuba y que gozan de X privilegios habitualmente denuncian el fuego que hay en las barbas de un vecino que casi siempre habita al norte de nuestra geografía, pero nunca notan como su propio incendio consume las cosas a su alrededor. Una excelente muestra de ceguera puede ser encontrada en Cubadebate, donde sus blogueros consideran que en Cuba casi siempre todo va bien, mientras que el resto del mundo está muy jodido. Tal vez por eso nunca publican mis comentarios brindándome a llevar a los miembros del Consejo de Estado a donde las cosas aquí mismo en Cienfuegos, están muyyyyy jodidas mientras que en el resto del mundo también lo están. Ojos que no ven, corazón que no siente.

Casi no hay serie, película o novela foránea consumida en Cuba que no mencione de una u otra manera a la mayor de las Antillas, pero casi siempre con igual superficialidad que los que bloguean de Cuba. ¿No hay gente objetiva que hable de este país entonces? Seguro, pero estos individuos particulares cuando residen en la isla se ven maniatados por ataduras tecnológicas que acallan sus voces, mientras los que residen en el exterior casi siempre se toman una Coca-Cola que define su divorcio del lugar que los vio nacer. Muchas veces las ataduras van más allá de la tecnología y de esas cosas se les puede preguntar a La Joven Cuba y a otros blogs por ahí. Lo que sí es cosa segura es que casi nadie dentro de la isla destina de su propia pecunia para costearse una voz en el mundo digital (como lo estoy haciendo yo ahora, y bien onerosa mi voz por cierto) y compartir sus pensamientos reales sobre los temas que le ocupan y preocupan. La casi totalidad de estos blogueros catalogados casi siempre como oficialistas accede a Internet desde su centro de trabajo y por lo tanto está limitada en lo que puede decir, y en cómo lo va a decir.

Lo que más abunda cuando se bloguea de Cuba son una especie de religiones donde existen lo que pudiéramos llamar sumos sacerdotes o gurús, que bloguean sobre un tema X y que encuentran enseguida una frenética reacción de sus acólitos habituales que rebloguean, retwittean y comparten hasta el cansancio ideas que casi siempre solo abordan un punto de vista bajo la mirada de un solo ojo y nunca van a la esencia del asunto. Los tocayos de apellido Sánchez, Yoani e Iroel, son excelentes ejemplos de esta religión que sirve a Dios y al Diablo según el punto de vista y la afiliación política de cada lector, pero siempre atendiendo a la regla de que para la primera todo en Cuba es malo, y para el segundo todo lo que esté fuera de Cuba y nuestros países “amigos”, es malo también. Así, sin términos medios, estas personas con tan buenas intenciones como para empedrar el camino al infierno ida y vuelta pretenden cambiar el mundo dando conferencias, viajando por el planeta, viviendo muy por encima del cubano promedio, y por supuesto, haciendo también mucho menos en la práctica que el cubano promedio para cambiar lo que le rodea. Por favor, ¿que Dios hay que poner de cabeza para merecer esos castigos?

De los 15 millones de dólares que el presidente Obama otorgó a “disidentes” en 2009 bajo el supuesto de ser “una ayuda a la democracia en Cuba”, 200 mil fueron a nombre de Yoani Sánchez y su esposo Reinaldo Escobar. No creo que Iroel gane tanto, pero algunos se conforman con menos que otros. La capacidad de pago de a quien se sirve también pudiera influir en la suma.

“Afuera” hacerse un blog y buscar información (fidedigna o no) es muy simple, adentro no tanto. Como todos sabemos, por culpa de los bloqueos, sí, del americano y del interno, acceder a Internet es cosa cara para el cubano en Cuba. Para informarse siempre queda Radio Bemba, que transmite de boca en boca cuantos jonrones tiene Pito o por qué los cocheros en Cienfuegos hicieron huelga, pero lamentablemente cuando el cubano que más cerca está de los problemas tiene algo que decir sobre esos u otros temas, las cosas casi siempre se pierden en la estrechez de un pasillo o en la complicidad de un susurro. Somos la nación más culta del mundo según algunos, con mucho que decir sobre muchos temas, diría yo, pero que casi solo sabe hablar de política como pueden ver todos, y donde solo hablan algunos, de política o no.

Los registros en Cubava están deshabilitados.

Los registros en Cubava están deshabilitados.

Muy nobles intentos como la plataforma Reflejos, se quedarán por mucho tiempo, sino que eternamente en eso, en intentos, porque un muy firme y para mi obsoleto artículo 53 de la Constitución pendería siempre como espada de Damocles sobre nuestras cabezas y las de aquellos que permitieron la herejía de que cualquiera tuviera un espacio de cara al mundo para decir lo que quisiera:

– Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista…

Es que como decía una vez Triana en una de sus conferencias, en Cuba TODO es un tema político. Lo mismo sobrecumplir la producción de marabú (debe ser así, porque pica y se extiende) que las cifras sobre el dengue en Cienfuegos que se guardan celosamente hasta de “nuestra” prensa. Los fines de la sociedad socialista, o al menos de algunos de sus dirigentes pueden ser un poco misteriosos a veces, por lo que estar a expensas del cierre de un blog por ser este censurado por un caballero de la mesa cuadrada es un golpe que se puede esperar en cualquier momento bajo .cu. Ya una vez recibí un tirón de orejas por pedir desde .cu que alguien me tirara un cable encontrando el que andaba perdido entre Cuba y Venezuela.

Entre tanto tira y encoge el tiempo sigue pasando, Pánfilo sigue diciendo verdades que dan risa y la gente sigue haciendo malabares para echar algo en su plato, pero un lado y otro de la blogosfera de Cuba ni siquiera intentan un acercamiento que tal vez logre impulsar los alimentos hacia esos platos, la principal preocupación de los cubanos. Ambos bandos están siempre demasiado ocupados en desacreditar a los contrarios, valiéndose muchas veces de informaciones del más alto nivel que llegan a sus manos “particulares” por enrevesados caminos que nunca se hacen públicos pero que todo el mundo se imagina. Si hasta las FARC-EP y el gobierno de Colombia después de 50 años se han podido sentar a la mesa a negociar la paz, ¿por qué la gente que tanto escribe sobre este país no conversa frente a frente intentando hallar el lenguaje y las vías más prácticas para favorecer a los que más ayuda necesitan si supuestamente ese es su principal objetivo?

Como he dicho tantas veces, a la mayoría de los cubanos no les importa si hay huelgas en España, si a los “disientes” que se fueron para allá les va mal, o si las Damas de Blanco (mucho más conocidas en Cuba que Yoani Sánchez) se comen un aguacate en medio de una huelga de hambre. La gente quiere un par de zapatos para que su hijo vaya a la escuela, un pan con timba para darle de merienda y un picadillo que no sea de soya para echarle en su plato. La gente quiere saber cómo les va a los cubanos en las Grandes Ligas sin tener que usar el adjetivo desertores, y tal vez ¿por qué no? ver de nuevo a Pito Abreu como primera base del Cuba sacando el último out de un juego que cerró Chapman para ganar el Clásico Mundial.

Si el pueblo cubano en su mayoría lo que quiere es un puente, ¿estamos los blogueros tan por encima del bien y del mal, de lo justo y de lo inicuo como para nunca poder conversar de frente? Yo creo que no, y creo que hay que tener muchos más pantalones para sentarse con la verdad, dejando a un lado frases hechas, que para tumbar a un tipo en un estadio de pelota porque sacó un cartel en contra de tu país o para denunciar los descaros que todos sabemos que se producen a diario.

Tendríamos que sacar del diccionario muchas palabras y echar en nuestras alforjas muchas verdades que aunque mucho duelan u ofendan a ambos bandos forman parte de la verdad verdadera. Si de una u otra parte siempre se está seguro de tener el mayor trozo de esa veracidad de la que siempre se acusa al adversario de no poseer, no hay que tener temor para sentarse a debatir. Tendríamos que dejar de justificar nuestros errores con los médicos que ayudan/cobran en otros países y más de uno tendría que bajar la cabeza cuando la vergüenza, esa que se pasa a las 24 horas, nos invada. Pero tal vez salga algo bueno, algo noble, algo que de verdad ayude a la gente de a pie.

Yo mismo pudiera preguntarle de frente a Eliecer Ávila que hubiera sido de su vida si finalmente un funcionario obtuso no le niega un puesto de trabajo en la capital. Quizás la gente común pueda saber finalmente quien es Yohandry Fontana o por qué La Pupila Insomne nunca interviene en temas sociales relacionados con las interioridades de su propio entorno. Tal vez muchos quieran saber por qué en 2012 cerca de 50 mil de los seguidores en Twitter de Yoani eran en realidad cuentas fantasmas o inactivas.
Ya muchos de estos blogueros han demostrado que les encanta reunirse y viajar, ¿por qué no hacerlo para verse las caras y contribuir entre todos a tener la Cuba que necesita la mayor parte de la población? Supuestamente hay bloqueo para obligar al gobierno a irse, según algunos este mismo gobierno cubano tiene la culpa de todo lo que acontece en la isla. Otros piensan que la disidencia está compuesta solo por traidores y mercenarios. Aquellos que tenemos una voz para decirle algo al mundo, podríamos sentarnos todos juntos por una vez, olvidando la soberbia y los rencores para pensar de verdad en los que más sufren en estas circunstancias donde la realidad siempre es más impactante que las mentiras o la ficción.

Por una vez nadie sería “oficialista” o “mercenario”, nadie daría a conocer otro punto de vista que no fuera el suyo propio (un poco utópico) y todos podríamos (¿todos?) respaldar con hechos comprobables nuestros puntos de vista. ¿La blogosfera cubana los tiene bien puestos?

El Tercer Estado lo necesita ahora más que nunca.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s