Una aclaración válida

A petición de algunos lectores quiero hacer una aclaración válida sobre el artículo “Un caso de corrupción contado con Buena Fe”. Es necesario que se entienda la situación en la que se encuentran los Joven Club de Computación por toda Cuba y en especial, en Cienfuegos.

Un poco de historia

Los Joven Club de Computación surgen el 8 de septiembre de 1987, por iniciativa del Comandante en Jefe Fidel Castro, con el objetivo de “contribuir a la socialización e informatización de la sociedad cubana.” A casi 27 años el objetivo sigue siendo el mismo, al igual que la mayoría de los métodos. Una década atrás tener un disquete de 3½” era un orgullo para muchos en Cuba, una computadora, un lujo, que en estos momentos solo se podría comparar con un carro comprado en una agencia cubana. La informática estaba en pañales y un Windows 98 pirateado se paseaba por el sistema educacional cubano reemplazando a aquellos viejos televisores Caribe en los que no todos pudimos descubrir el mundo de la informática.

Por aquellos tiempos conocer de Word y saber crear tablas en Excel era como lanzar conjuros aprendidos con el mismísimo mago Merlín. La entrada a los cursos de Joven Club solo era comparable con el ingreso a la UJC y hasta cartas de los centros de trabajo eran requeridas. Nunca olvidaré la primera matrícula en la que me vi involucrado como trabajador del movimiento. Las colas eran más largas que las que se hacen hoy en día para adquirir el yogurt de soya o los huevos a 1.10$. Casi el doble de las personas matriculadas quedaban sin un lugar fijo dentro de la clase que les garantizara un título, en ocasiones imprescindible para trabajar, por eso desde aquella fecha muchos ya lucraban a costa de Joven Club y la tarifa más baja para “adquirir” el ansiado pergamino rondaba los 10 CUC.

La caída de la Casa Usher

Pasó el tiempo y pasó, un águila por el mar… Pilar ya pudo viajar al extranjero, ya sea por la vía de la colaboración $olidaria o por medios más carnales, y en lugar de traer unos zapaticos de rosa trajo dos abrigos de pieles para especularle al leopardo, y una computadora para ver novelitas y jugar al solitario. Ya muchas personas habían cursado el llamado “Operador de Microcomputadoras” que les sobraba y bastaba para su expediente de trabajo, para hacerle las tareas al niño del jefe, o para imprimir poemas de Buesa.

 Coincidió este período con el de los jamás olvidados “alumbrones” que se llevaron a bolina a gran parte del equipamiento de los JCC comenzando por las UPS (baterías). Ya los niños de primaria recibían en la escuela los mismos conocimientos de un curso básico impartido en Joven Club, los aires acondicionados no se podían encender y muuuuuuchos instructores no tenían conocimientos pedagógicos, informáticos, e incluso ambos, para impartir las clases (cualquier similitud con educación es válida, pero hablo de JCC). Posteriormente una “feliz idea” de la Dirección Nacional de JCC quiso montarse en el carro de una nueva tarea y a pesar de que el hardware no lo permitía se decidió “liberarnos” tecnológicamente instalando GNU/Linux en numerosas PC y Servidores.

Los estudiantes descubrieron entonces que el mundo del software libre y sobre todo, del GNU/Linux es apasionante… y casi siempre inservible para ellos como simples usuarios, tanto en su ámbito personal como en sus centros de trabajo. Si software y hardware no van de la mano, el resultado es lo que ocurrió en los JCC: PC increíblemente lentas, mucho más que cuando usaban sus amados Windows pirateados. Por cierto, visiten los JCC y constaten cuántos trabajadores tienen conocimientos de software libre. Se sorprenderán.

Cómo obviamente el equipamiento se quedó congelado en el tiempo, los cursos también debieron detenerse y ya dejaron de ser atractivos. Esta lamentable situación, unida a condiciones críticas del estado constructivo en numerosos locales, comenzó el inicio del fin de la Casa Usher, digo, de JCC.

En Cienfuegos

Me imagino que la situación en la provincia es muy parecida al resto de las provincias en cuanto a Joven Club se refiere. El otro día leía como se le daba bombo y platillo a un curso de ProShow Producer en el Palacio Central de Computación de La Habana. ¡¡¡ProShow Producer, poco más que un Power Point Avanzado!!! Mal están las cosas cuando ese tipo de cursos a estas alturas es una novedad para Joven Club. En Cienfuegos según vi en el telecentro provincial, ahora nos colgamos completo de “La Tendedera”, el circuito cerrado que copia a Facebook todo lo copiable, amén de las leyes del bloqueo. ¿Qué importancia tiene eso, si probablemente Mark Zuckerberg les robó la idea original a los fundadores de ConnectU? De todas maneras una vez alguien en Cuba  modificó descaradamente el videojuego MVP y con solo agregarle peloteros cubanos ya logró que los medios nacionales promocionaran el asunto.

Volviendo a de “La Tendedera” de la que se cuelgan los JCC de toda Cuba, si ya tenemos cable y ya existe Facebook, ¿para qué queremos colgar la ropa en otro lugar? Claro, para proteger la seguridad de la información publicada en los perfiles ¿o será para otra cosa?

El asunto es que con, o sin tendedera, los llamados servicios de formación, es decir, los cursos, son menos solicitados que nunca en la actualidad, sobre todo en zonas rurales donde a la pequeña población circundante les basta con saber encender, buscar una novela, o copiar y ejecutar el último jueguito de detectives. Más de una vez propuse personalmente buscar nuevas formas de atraer usuarios, incluso diseñé encuestas en las que se indaga sobre los motivos por los cuales la gente prefiere pagar 2 CUC al mes, que copiar la actualización de su antivirus gratuitamente en JCC. Por cierto, el sitio de descarga de JCC nacional está bastante desactualizado, ¿tendrá algo que ver?

A Joven Club vacío, ganancia de los instructores, y de los jefes claro, a los cuales te puedes encontrar a cualquier hora y en cualquier lugar, resolviendo problemas. ¿Usted se quejaría de eso? Las instalaciones en muchas ocasiones están muyyyyyyy sucias, a menudo las computadoras están falta de mantenimiento de todo tipo y el estado general es deprimente.

Mientras tanto, ¿qué se hace en la Dirección Provincial? ¿Qué hacía Diana Maris Monzón López, Directora Provincial de los JCC en Cienfuegos? ¿Qué hace ahora Yoselt Juanes, Director Interino? Pues se reúnen, se reúnen, se reúnen y acuerdan nuevas fechas de cumplimiento para los acuerdos eternamente incumplidos.

Veamos algunos resultados de este círculo vicioso según una muyyyyyyy superficial investigación llevada a cabo en abril de 2013:

  • Punto1: No tener las plantillas cubiertas, no tener aprobado los planes de trabajo por los dirigentes inmediatos superiores, el planificarse visitas a los territorios y no cumplir con ellas, todo eso son dificultades  en el desarrollo laboral de la provincia, restándole calidad al trabajo. Es descontrol.
  • Punto 2: Se puede evidenciar que la provinciaha tenido mucha inestabilidad laboral, esto afecta grandemente el proceso, si existen dificultades en las visitas a los Joven Club, prueba de ello es que hay Joven Club que no se visitan desde el 2010.

¿No sería mejor reunirse menos y controlar/trabajar más? Siempre las visitas del nivel superior son ampliamente avisadas y recontra avisadas.  Cuando la inspección se anuncia  se tiene la oportunidad de tapar fisuras, esconder errores y meter en cintura las cosas, aunque en medio de estos trajines se cuelen mentiras no tan piadosas. A pesar de los avisos brotan las faltas, mayúsculas incluso, ¿se imaginan si los controles vinieran de sorpresa? A simple vista se ve que en estos análisis han quedado en la superficie  y prevalece el exceso de sujetividad. Recuerdo el recorrido que años atrás que hiciera con la prensa Lázaro Expósito, Primer Secretario del PCC en Santiago, que al garete como estaba la Ciudad Héroe dejó ver situaciones lamentables, desagradables, pero encontró la verdad, la verdad verdadera, como dice la gente de a pie. En ocasiones quienes revisan no son intachables, y sin acusar a nadie sé que muchas veces se le da pienso a la vista para probar hasta cuanto engorda.

Una pequeña muestra de las mentiras que a diario se dicen para intentar tapar con un dedo verdades que brillan como el sol, es este fragmento de conversación que tengo grabado, entre Yoselt Juanes, Director Interino y yo:

Yoselt: ¿Tú sabes desde cuando un instructor no pide baja? ¿Sabes cuándo fue la última vez que  un instructor pidió la baja?

Curiosamente, según la investigación realizada por la Dirección Nacional:

  • Punto 2 (3 de mayo de 2013): Se puede evidenciar que la provinciaha tenido mucha inestabilidad laboral, esto afecta grandemente el proceso, si existen dificultades en las visitas a los Joven Club, prueba de ello es que hay Joven Club que no se visitan desde el 2010. Con Razón.

Arián: Yo solo sé que no nos llamemos a engaño, vamos a ir a un JC, vamos a ver qué está haciendo la gente, vamos a ver quién está trabajando.

Yoselt: Lo que pasa en un JC, lo que hace la gente, eso se te va de las manos.

Arián: ¿A mí se me va de las manos? ¿Por qué?

Yoselt: Porque eso no te compete.

Arián: ¿Porque no me compete? Eso es lo que quería escuchar de ti.

Yoselt: Para eso nos pagan a nosotros. Para eso nos pagan para planificar,  organizar, de que  JC en Cienfuegos cumple…

Yoselt Juanes, Director Provincial de JC en Cienfuegos desde inicios de enero de 2013. Al parecer su salario no está justificado. Anteriormente era Subdirector de Tecnología. Según el informe de incidencias fechado el 29 de abril de 2013 y que tengo en mis manos, solo se tienen evidencias de visitas en 2010 a un JC por parte de su subdirección. En 2011, 2012 y 2013 solo visitas al municipio de Cienfuegos en una ocasión. Una visita al Nodo Provincial, una visita a Rodas y una a Abreus. Los demás municipios nunca se han visitado. En noviembre de 2013 invitó a su boda al Director Nacional Raúl Vantroi.

 Arián: Tu posición oficial (de Yoselt) es que entonces a mí no me importan los problemas que existan.

Yoselt: No, te equivocas, si algo me gusta a mi es que no se tergiverse lo que digo, mis palabras son mis palabras. Para que te vayas claro, te dije que un curso es muy importante independientemente de la materia. Ahora te estoy diciendo que puedes cuestionar lo que te venga en gana, pero yo no tengo que salir contigo….

Arián: Yo no te digo que salgas conmigo, te digo que vayas.

Yoselt: Ahhh, pero dijiste vamos…

Arián: Es que no lo estás haciendo. Me doy cuenta de que no lo estás haciendo. Vamos a ver el libro de visitas de Caunao (el JCC en el cual yo laboraba)  a ver cuántas visitas has hecho.

Diana: Con el respeto que se merecen. Yo cité a Arián para el tema de la baja, los otros asuntos yo no los puedo discutir ahora ni tengo tiempo para discutirlos ahora. Estamos claros de lo que pasa en JC. Hasta donde hemos podido hemos tomado medidas. Te repito, hasta donde puedo estamos haciendo el trabajo.  Hay cosas que se van de las manos y que no se van a resolver nunca. Ya se tu criterio.

Según el Código de ética de los CUADROS del Estado Cubano:

La corrupción denigra tanto a quien incurre en ella como a quien la tolera.

Corrupción es abuso de poder o mala conducta. En la reunión nacional de los Especialistas que atienden cuadro en los territorios (JCC), llevada a cabo el 9 de mayo de 2011, la actividad de los cuadros de dirección requiere altos valores morales, profunda sensibilidad revolucionaria y un claro sentido del deber, que condicionen su comportamiento diario. La selección de los cuadros y sus reservas es  el proceso mediante el cual se determina entre varios candidatos el de mejores condiciones, preparación y características para ser designado y se fundamenta en las cualidades y requisitos.

Curiosamente la persona que atiende cuadros en JCC en Cienfuegos, en el momento de su contratación cumplía una sanción, que justa, o injusta, la invalidaba para el cargo en ese momento, pero que sin embargo fue contratada de todas maneras y solo tiempo después le fue levantada la sanción (ya estaba contratada desde antes).

Estos mismos “cuadros” les dicen en pocas palabras a los directores municipales que sus especialistas deben conseguir las matrículas para los cursos a como sea, incluso, ficticiamente. Lo que importa es ese papelito que aguanta todo lo que se le ponga, incluso los inventos que se hacen para llenar las planillas del Control Interno. En las reuniones que se efectuaban en la provincia nunca había espacio para quejas y los mismos perjudicados por medidas arbitrarias eran los más interesados en irse sin plantear los problemas. Todos prefieren seguir pescando en el río revuelto.

El aislamiento

Cansado de situaciones como esta y de tanta doble moral, es que me decido en septiembre de 2012 a elevar mi queja a la Dirección Nacional. Quiero aclarar que desde el lanzamiento oficial de la enciclopedia EcuRED, por orientación del entonces Director de Servicios Informáticos Ernesto Rodríguez, mi tarea oficial era el desarrollo tecnológico de la enciclopedia, así como velar por la calidad de los artículos atendiendo a mis responsabilidades como Supervisor de la misma.

Para que se tenga una idea, más de una veintena de plantillas utilizadas hoy en día, fueron desarrolladas por mí, al igual que la portada de la enciclopedia que hoy se exhibe.  Elaboré casi por completo un total de 157 artículos, 12 de ellos seleccionados como Artículos de Referencia, y muchos más como destacados.

A raíz de la queja se me quería obligar a cambiar de JCC  y quedar bajo el mando de una persona sin la menor idea del trabajo que yo desarrollaba. Posteriormente se quería añadir a mis responsabilidades como administrador de redes de mi JCC y trabajo en EcuRED, una carga docente que haría casi imposible el trabajo en la enciclopedia debido a enormes dificultades de conectividad que entorpecían considerablemente las largas horas de investigación. La idea era estrechar el cerco para que metiera la pata, o decidiera irme. En clara muestra de nepotismo mi directora en ese momento, sin la menor idea de lo que es la informática, era familiar de su jefe inmediato superior.

Curiosamente mientras ante un déficit de matrícula apreciable se me pretendían imponer nuevas cargas, esta misma directora, familiar de su jefe inmediato superior no realizaba trabajo alguno ya que según sus propias palabras (grabadas, por supuesto) ella no estaba preparada para impartir clases en JCC.

Hoy día esa misma persona (la directora), igual de escasa de conocimientos, ocupa el cargo que heredó de ese familiar, el antiguo Director Municipal encargado de acosarme, Danislevy Tejera. ¿Tendremos una monarquía? Todo es posible, ya que el día que se nos presentó como directora, nos aseguraron que era la persona más indicada para el puesto, a pesar de ser graduada de una licenciatura en primaria, y tener un fundador de ese mismo JCC, graduado de Lic. en Informática y dispuesto a asumir el cargo.

Curiosamente, aunque en un artículo publicado el 8 de septiembre de 2012 en el blog “La pupila insomne” bajo el título “Los Joven Club y EcuRed” se habla de que el movimiento lidera el proyecto de producción y gestión de contenidos, y a pesar de que los casi 20 mil artículos con los que se lanzó inicialmente fueron el fruto de otra “tarea” de JCC, el tiempo que un instructor dedicaba a trabajar en la enciclopedia no era más justificado, laboralmente hablando, que el que dedicaba a pagar la corriente, el teléfono o ir de compras. De esta paradoja se aferraban aquellos que no querían reconocer que por más de dos años mi única labor fue el desarrollo de la enciclopedia. ¿El motivo oficial? EcuRED NO genera servicios para JCC.

La Dirección Provincial de JCC quería entonces librarse de mi por denunciar las irregularidades en la provincia, la Dirección Nacional por acalorados debates que tuve con Vantroi por la forma en la que quería desvirtuar el carácter voluntario del trabajo en EcuRED, Iroel Sánchez por los múltiples desacuerdos que teníamos en torno a lo que es la verdad verdadera, y alguna que otra persona vaya usted  saber por qué. Si el coronel no tiene quién le escriba, yo no tuve quién me defendiera.

Lo más sospechoso de todo esto, es que aunque el artículo 57o. de la Constitución de la República de Cuba plantea que:

La correspondencia es inviolable. Solo puede ser ocupada, abierta y examinada en los casos previstos por la ley. Se guardara secreto de los asuntos ajenos al hecho que motivare el examen.

He escrito tres cartas al Ministerio de Informática y Comunicaciones de Cuba, y me dicen que ninguna ha llegado, a pesar de estar todas certificadas.

Conclusiones

El objeto social de Joven Club está obsoleto desde hace mucho. Todo el mundo lo sabe, incluso se intentó modificarlo pero  no fue aprobado a nivel de Ministerio. Como la meta de este rancio motivo son los cursos y estos ya no son atractivos para la población, la información sobre los servicios es mayormente fraudulenta, y esto sucede con la bendición de los “cuadros” del movimiento. Las personas al frente de diferentes responsabilidades son en su mayoría mediocres y sin conocimiento, ni siquiera político, amén de ser casi siembre miembros del PCC.

Las cosas se hacen a golpe de “tareas” y de masividad, sin tener en cuenta los errores a los que ello conlleva. Un ejemplo claro fue la cancelación de centenares de cuentas de Twitter en enero de 2012, muchas de ellas con las características de cuentas fantasmas, aunque no lo eran. Mientras en los Joven Club los instructores tienen que ser multitareas, en el Palacio Central de Computación incluso se pagaba (o se paga, hace rato que no voy) un servicio de custodios a una empresa de seguridad y protección.

Ahora el nuevo carro a montarse es el de los videojuegos y las redes sociales “internas”. En el primero de los casos existe mucho de plagio y en el segundo una clara intención de controlar lo que la gente hace.

Hay mucha gente en desacuerdo dentro del movimiento, así quedó demostrado en un debate que se llevó a cabo en 2012 en Cienfuegos para analizar el Convenio Colectivo de trabajo, lo que pasa es que aunque la gente quiere que cambien las cosas, hay muy pocos que están dispuestos a hace algo para que esto suceda. Es más cómodo “cambiar el mundo” desde los pasillos y con comentarios a media voz.

Se puede ahondar mucho más en estos temas y sé que algunas personas tienen otros argumentos que invito a compartir. Solo me queda hacer mías las palabras que el poeta Bonifacio Byrne diría si trabajara ahora en Joven Club:

Cuando desecho en menudos pedazos/

llegue a estar Joven Club algún día/

uno de esos de los que hoy lo dirigen/

¿lo sabrán defender todavía?

 

4 pensamientos en “Una aclaración válida

  1. Arián:
    Entiendo tu preocupación y la comparto, lo que no comparto es la forma en que defiendes tus argumentos y los espacios que usas para ello. De todas forma respeto tu decisión. No me parece feliz parafrasear el célebre verso de Bonifacio Birne, como tras expresiones un poco ácidas. Te aclaro que no soy un censurador de opiniones, pero tampoco desconozco el hecho cierto de que todo cuanto se critique de nosotros los cubanos en las redes, es alimento para los que quieres destruirnos. Te repito que respeto tu opinión y tus argumento, solo que yo lo haría de otra forma.
    Un saludo respetuoso
    Elpidio Torres.

    • Elpidio, he ido subiendo por TODA la canalita burocrática posible, en todos los espacios que la Revolución me ha dado. NADIE ha querido hacer nada, ni siquiera investigar. Disculpe, pero mi opinión es que el argumento de dar alimento a los que quieren destruirnos es tan solo un pretexto que nos hemos inventado para tapar todo lo malo que sucede a diario.
      Saludos Revolucionarios desde la Perla del Sur

  2. Pingback: Ex-colaborador de EcuRed se emborracha con café fuerte | Visión desde Cuba

  3. Pingback: elcolimador | Los digos y los diegos de un colaborador de EcuRed

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s