Cuando los medios se burlaron del cubano

Seamos realistas, desde hace mucho los medios se han burlado de los cubanos. Ya sea que no se da el vuelto, o que no vales un medio, lo cierto es que la fracción monetaria conformada por cinco kilitos es cosa del pasado. Como hablar de este tipo de medios es algo así como referirse a los dinosaurios, prefiero escribir sobre los mass mediaque día a día hacen indignarse al cubano.

Me acuerdo que hace unos añitos Moneda Dura quería asesinar a los televisores por las “barbaridades” que allí uno apreciaba. Imagínense,  si eso pasa con la moneda “dura”, ¿qué pueden pensar los que casi nunca divisan la divisa? Lo cierto es que si el cubano viviera un poco enajenado de su realidad desde hace mucho hubiera arrimado jabas y sacos a la “pequeña pantalla” porque a diario se sobrecumplen producciones de todo tipo de alimentos que al parecer se pierden en el éter. Ya lo dijo quien lo dijo, que no dijo nada, en su resumen de las noticias: En Cuba todo está muy bien, el resto del mundo está muy jodio.

He visto varias conferencias del economista Juan Triana, y una de ellas de hace algunos años dejaba las cosas bien claras: En Cuba TODO es un problema político. Los mass mediatienen que cuidar a ese cubano que ni de lejos le llega a los 112.50 CUP (algo así como casi la cuarta parte del salario promedio) por una hora de Internet, para que sus ojos no se contaminen con ideas “impuras” que muchos de nuestros más ancianos familiares no podrían asimilar. Sería interesante que esos mismos “celadores” del orden y las buenas costumbres, explicaran mejor  a los viejitos que a estas alturas del campeonato no entienden por qué el dinero de sus chequeras no sirve para casi nada. Mi abuelo falleció con más de 90 años en 2011, y nunca lo entendió.

 Retomando el asunto, la mayor parte del cubaneono tiene Internet, y los que la tienen dedican casi toda su “cuota” (si, porque la cuota llegó para quedarse aunque no haya libreta) a comer de lo que pica el pollo en Facebook ¡que nos estamos globalizando carajos! Pero descreído que no quieres ver la luz, para ti tengo el paquete y las memorias. Por esta vía uno se entera de que:

La corrupción denigra tanto a quien incurre en ella como a quien la tolera.

Código de ética de los cuadros del estado cubano.

Aparece entonces el caso “SUPLEMENTARIO”, y los 33 845 686 pesitos del “presupuesto estatal”, es decir, de mi contribución, tu contribución, nuestra contribución… que son desviados, malversados, o dicho en lenguaje coloquial ROBADOS, por un grupo de camajanes, casi todos ellos CUADROS del estado, con más cara de no tener cara que el mismo Al Capone. Claro, que el pueblo se entere del tema le da armas al enemigo. ¿De qué otra manera iba a ser, si hasta enterarse del salario de un deportista es “malo”, por eso se baja el audio cínicamente o se mete un rectángulo negro en medio de las transmisiones? Señores, ya crecimos y todos sabemos que a Pito le ofrecieron 68 millones. A este paso el programa Béisbol Internacional va a tener que transmitir la Liga Holandesa porque ahorita hasta en Taipéi vamos a tener “desertores”.

Y la prensa ¡oh la prensa! Como decía un humorista hace algún tiempo, leer los periódicos de circulación nacional es algo muy sencillo, lees los titulares de un periódico, y ya te enteraste de lo que dicen todos y de que claro, acotaría yo, en Cuba somos buenos buenísimos, los yanquis (a los que curiosamente les seguimos diciendo americanos en la calle) son malos malísimos, y el bloqueo tiene la culpa de todos y cada uno de nuestros problemas. Ejemplos hay muchos, y hablaré de ellos más adelante.

Invito a los que no coincidan con estos planteamientos a ver a un Luis Alberto García que de la mano de Sex Machine producciones nos trae a su  “Nicanor” en Brainstorm (Tormenta de ideas). Cualquiera diría:

Alto ahí Nicanor, no te vuelvas suspicaz, duérmete en el sopor de que eres incapaz…

Pero no, Nicanor se une a un elenco de lujo completado por Jorge Perugorría, Néstor Jiménez, la ya desaparecida físicamente Adria Santana, Albertico Pujol y Eduardo del Llano. Analicemos una sinopsis de esta Tormenta de ideas:

A la redacción de un periódico X en Ciudad de la Habana llegan al mismo tiempo estas noticias ocurridas en la capital:

  1. Una atleta cubana logra récord mundial en salto de altura.
  2. En ese mismo momento en el que se celebra la competencia, un meteorito cae en el ala norte del estadio matando a 93 personas.
  3. Una torre de luz cae sobre un almacén matando a ocho de los nueve trabajadores, siendo salvado un único trabajador por un héroe fortuito: un enano negro.

Obviamente el compañero “Rojas”, interpretado por Perugorría, ¿director? del periódico, dice que dada la gravedad de las circunstancias hay que esperar por la orientación de un órgano “superior” para emplanar la primera página. “Rodríguez”, el periodista deportivo al que da vida el actor Néstor Jiménez opina que la noticia de portada debe ser el récord. El “cuadro político” Bolaños, interpretado por Albertico Pujol opina que su objetivo principal (el del periódico), es potenciar y velar “los intereses del pueblo” por lo que hay que echar a andar la maquinaria burocrática.

No importa que la noticia salga después de que las agencias extranjeras hayan publicado hasta el más mínimo detalle, el periódico publicaría la nota “oficial”, como dice Nicanor, cuando ya no haga falta. Se calienta el debate, pero entonces el compañero “Segura” (Eduardo del Llano), dice que para qué coger lucha, si la página se las van a bajar ya hecha, ni que fuera la primera vez. Al final viene la tan esperada llamada y todos se pueden enterar de que la noticia de portada será… ¿¿¿¡¡¡que la capital alcanzó el primer lugar nacional en la emulación portuaria¡¡¡???

Vaya, como diría Eric Cartman en el capítulo titulado Jared Has Aides de la sexta temporada de South Park:

¡Al carajo, hago lo que quiero!

Lo más triste del caso es que la mayoría de las veces las cosas son así y las noticias vienen previamente redactadas, acordes a nuestros principios “revolucionarios” y “nuestra verdad”, ambos por encima de cualquier otro principio y verdad. Pero los medios se ríen, aunque los periodistas lloren, rabien y se atraganten con la impotencia. Así el programa radial cienfueguero, “Aquí el pueblo”, se convierte en tribuna telefónica para que la gente de a pie llore sus penas y clame por respuestas. Emitido desde la sede del gobierno provincial en Cienfuegos, el programita (que jamás he escuchado y no pienso nunca escuchar) es una especie de parodia del ¡Aló, Presidente! venezolano. El periódico local se hace eco del mismo, y así uno se entera de que la población, a veces de forma anónima, hace planteamientos ¿valientes? ¿Valientes, por qué? ¿Será que no se puede decir la verdad? En la más reciente tirada del semanario cienfueguero,  que data del 7 de febrero, pude conocer que nuestro gobierno pudo conocer, a través de alguien con uno de esos ¿valientes? planteamientos, que el Hospital Provincial Gustavo Aldereguía Lima asemeja más una gigantesca oficina de comunales que un centro asistencial. Yo, como la pobre Estelvina solo me puedo preguntar: entonces, ¿cómo quedo yo? ¿cómo quedo yo?

Porque se burló la prensa, se burló el programa y se burló el gobierno al responder o hacerse eco de la respuesta. ¿A qué hospital iba esa “compañera” del gobierno que no sabe el estado crítico del Gustavo Aldereguía? ¿No es mucha falta de vergüenza del semanario cienfueguero al no inquirir al respecto? Una vez elevada la queja todo es justificación, acuerdos, fechas de cumplimiento, un largo etc. que no vale la mayor parte de las veces el papel y la tinta con el que se escriben.

En esta especie de glásnot criolla en la que ahora nos vemos envueltos hay programas como el “Cuba dice”, que ofenden a las inteligencias más elementales. Al parecer la globalización se cuela en las respuestas de nuestros cuadros, ya que poco a poco se ha hecho costumbre que estos se apropien de una frase salida de los animados galos de Asterix y Obelix. Cual adivinos que pueden leer en las entrañas de un jabalí asado, nuestros dirigentes casi siempre responden a los periodistas con un “sí, ya lo sabíamos” que deja a más de uno con un mal sabor en la boca. A veces la coletilla se une a “ya estamos redactando un plan de medidas”, que se podría traducir al latín más o menos como que la solución llegará Ad kalendas graecas(hasta las calendas griegas) o en el lenguaje de Liborio,cuando las ranas críen pelo. Y se burlan los medios al no inquirir en por qué si lo sabían las cosas han llegado a ese extremo, en por qué no hay responsables, en quién va a pagar por lo mal hecho.

Se burla Pánfilo cuando dice que el pan de hoy te lo puedes comer… mañana, en que el bache ya parece una piscina y en consagrar a su libreta de abastecimientos en un altar. Pero se burla el “cuadro” del que ya se burló Lindoro,  responsable de que el pan sea casi un excremento, de que el bache no se arregle hasta que no salga en “Cartas a la dirección”, y que muerto de la risa dice a los quejosos que logran topar con él en un día de atención a la población: ¿Yo deberme al pueblo? A otro con ese cuento.

Casi siempre entiendo a los periodistas que rumian su impotencia en diversos temas, que deben solicitar permiso por escrito con tres días de antelación para entrar a una TRD porque es zona militar, que no pueden indagar sobre los precios que tienen los automóviles y otros sinsentidos, pero su deber es y seguirá siendo investigar y dar a conocer la verdad, pero siempre la verdad verdadera, aunque luego te tranquen en un cuarto frío con algún ideológico de poca visión.

 Hoy en día es tendencia tener un blog, yo mismo tengo esta cuasi bitácora en la que escribo cuando la economía y el tiempo me lo permiten. Lamentablemente muchos de nuestros mejores hijos utilizan la política del catalejo y se burlan del cubano buscando el insomnio en la pupila foránea para no tener que ver el rascacielos de barbaridades de  producción nacional. Y se cachondean del cubano de a pie y sus caminatas, porque total, hay que ser solidario con los medios “oficiales” y es mejor permanecer callados, calladitos. Por eso se burlan los blogueros que hablan de Cuba, casi siempre asalariados de una u otra orilla, pero casi siempre con muchas ideas en común que no se pueden escribir porque no “venden”. Se burla Cubadebate en medio de su montón de comentarios publicando los que considera oportunos, no los que más sinceros sean.

Dijo una vez Cicerón:

“Una nación puede sobrevivir a sus tontos y aun a sus ambiciosos, pero no puede sobrevivir a los traidores que se encuentran en ella misma. Un enemigo a las puertas es menos temible porque muestra sus banderas abiertamente en contra de la ciudad. Pero el traidor se mueve entre los que están a la puerta abiertamente, su murmullo se mueve desde los callejones hasta los pasillos del gobierno mismo.”

Es mejor plantar bandera abiertamente, cumplir con el concepto de Revolución planteado por Fidel y cambiar todo lo que deba ser cambiado. No más burlas por favor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s