Era nueva, viejas mentiras

El Fin del Mundo según los mayasAl final, como era de esperar, el mundo no se acabó. Bromeaba con unos amigos sobre la ausencia de un documento oficial que le permitiera al planeta decir el último adiós al tiempo que se desembarazaba de tanta guerra y tanto maltrato a la Pachamama. Seguramente el papelito en cuestión llevaba tantas firmas, sellos, y subsanación de los horrores de los errores, que algún burócrata maya debe darle el visto bueno, quizás para el próximo milenio.

Bromas aparte, ha comenzado una nueva era o ciclo, según la cultura maya, pero el hombre es un animal de costumbres, y cuando se acostumbra uno a mentir o a repetir como papagayo, es difícil abandonar la manía, por muy largo que sea un calendario. Cuando se habla de Cuba, con todo el respeto que se merecen mis lectores, siempre me acuerdo de un antiguo refrán que repite a cada rato mi padre: “Están como la tía Melchora, que cuando se la meten grita y cuando se la sacan llora”.

Dos años atrás los medios de prensa occidentales acudían con ¿asombro? al nacimiento de EcuRed, la enciclopedia colaborativa cubana, al tiempo que replicaban furibundamente una nota de la BBC que la catalogaba como la “Wikipedia cubana”. Dos años y cien mil artículos después, han logrado que la mayoría le quite el nombretico, y que la llame solo EcuRed. Tener nombre propio no implica tener menos enemigos, y a cada anuncio relacionado a cualquier logro de la enciclopedia, EcuRed es rabiosamente atacaba y acusada de “oficialista”.

El motivo de los más recientes embates ha resultado ser el anuncio por parte de un funcionario del MIC de la disponibilidad en el primer trimestre de 2013, de una versión de la enciclopedia cubana para instalar en los móviles. Aunque ETECSA ha hecho rebajas en las tarifas para la telefonía celular, los todavía muy altos costos no han impedido que al cierre del 2011 existieran un total de 1,2 millones de líneas móviles en uso. La novedad no fue del agrado de los que se dedican como medio de vida a encontrarle defectos a todos los proyectos creados por la Revolución.

Aquí siempre bromeamos sobre que el pollo del arroz con pollo no son las cosas que se dicen, sino como se dicen. Un artículo publicado ayer en “El Nuevo Herald” se titula nada más y nada menos que “Cuba propone plan para mantener el control sobre internet”. En su primer párrafo tildan a la nueva plataforma para visualizar EcuRed, que ni siquiera ha visto todavía la luz, como “un intento por seguir reforzando el control gubernamental en la red local”. Se dice además que EcuRed ha copiado el formato y las herramientas de búsqueda del portal Wikipedia, lo que curiosamente no se le achaca a ninguna otra de las casi 70 enciclopedias, solo en idioma español, que usan el software MediaWiki.

Para quienes no conozcan qué es Mediawiki, aquí está la definición tomada, no de EcuRed, sino de la enciclopedia “libre”:

MediaWiki es un software para wikis libre programado en el lenguaje PHP. Es el software usado por Wikipedia y otros proyectos de la Fundación Wikimedia (Wikcionario, Wikilibros, etc). Ha tenido una gran expansión desde el año 2005, existiendo un gran número de wikis basados en este software que no mantienen relación con dicha fundación, aunque sí comparten la idea de la generación de contenidos de manera colaborativa. Se encuentra bajo la licencia de software GNU General Public License.

Dos términos claves, software libre y Licencia Pública General de GNU, también tomados de Wikipedia:

  • El software libre (…) respeta la libertad de todos los usuarios que adquirieron el producto y, por tanto, una vez obtenido puede ser usado, copiado, estudiado, modificado, y redistribuido libremente de varias formas.
  • La Licencia Pública General de GNU tiene como propósito declarar que el software cubierto por esta licencia es software libre y protegerlo de intentos de apropiación que restrinjan esas libertades a los usuarios.

Según la entrada de EcuRed en la enciclopedia del mismo nombre, esta enciclopedia colaborativa en la red cubana, en idioma español, nace de la voluntad de crear y difundir el conocimiento, con todos y para todos. Surge ante la necesidad de aportar conocimiento universal en un dominio .cu para de esa manera ser accesible a la inmensa mayoría de los cubanos, que por causa de las restricciones que el bloqueo del gobierno de Estados Unidos impone contra Cuba, no puede acceder a Internet. Además cumple con el objetivo de mostrar un punto de vista descolonizador, (que pocas veces puede ser encontrado en los medios con una visión “occidental” y bajo el poder que otorga el dinero) y quiere llegar a ser una poderosa herramienta educativa con todas las ventajas que tiene una enciclopedia en línea.

¿Responde EcuRed a los intereses de alguien? Claro, cada artículo responde al punto de vista de su creador, lo que también sucede cuando de Wikipedia se trata. Por ejemplo, ¿sabía usted que la CIA, el Vaticano, el Partido Demócrata, y entidades comerciales han editado entradas de la enciclopedia “libre” siguiendo intereses particulares y con el ánimo de tergiversar la información? Si bien la gran mayoría de artículos de la Wikipedia no son objeto de discusión, los peores y menos neutrales son los referidos al movimiento sionista y a los procesos revolucionarios en América Latina. Como ejemplos podemos citar a la entrada de la Wikipedia en español dedicada a Rachel Corrie, activista estadounidense que fue asesinada al intentar evitar la demolición de una vivienda Palestina por el ejercito israelí, presenta su asesinato como una muerte justificada y su resistencia pacífica como una acción de complicidad con el terrorismo.

También se legitimiza el golpe de estado de julio de 2009 contra presidente de Honduras, legalizando el secuestro de Zelaya:

El 28 de junio de 2009, a primeras horas de la mañana, el presidente Zelaya fue detenido en su domicilio por militares a las órdenes del Jefe del Estado Mayor y conducido en avión militar a la capital costarricense.

¿Por qué se acusa a EcuRed de “oficialista”?

Busquemos una vez más las respuestas en el Nuevo Herald.

Yoani Sánchez es descrita como “cibermercenaria y bloguera cubana”. Dice una vez más Wikipedia, que un mercenario es aquel soldado que lucha o participa en un conflicto bélico por su beneficio económico y personal, normalmente con poca o nula consideración en la ideología, nacionalidad o preferencias políticas con el bando para el que lucha. Es un secreto a voces que tan solo en 2005, la administración Bush añadió 14,4 millones de dólares al presupuesto de 36 millones destinado a financiar a la llamada oposición cubana. La Sánchez ha aceptado premios y reconocimientos de grupos abiertamente contrarrevolucionarios y de extrema derecha, estando estrechamente vinculada a las Damas de Blanco y la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana.

Sus añadiduras falsas a la realidad cotidiana son tan legendarias como sus pifias. Les regalo solo algunas perlas:

  • Muchos escritores latinoamericanos merecían el premio Nobel de literatura más que Gabriel García Márquez.
  • (Ya hubo una invasión de EEUU a Cuba) ¿Cuándo?El régimen (de Batista que asesinó a 20 000 cubanos) era una dictadura pero había una libertad de prensa plural y abierta.

¿Se lo inventó EcuRed? Claro que no, la enciclopedia no es fuente primaria de datos, por lo que los artículos son elaborados a partir de informaciones diversas y verificables. Estas “joyas de la corona” provenientes de Yoani, son sacadas del artículo Conversaciones con la bloguera cubana Yoani Sánchez, publicado en Rebelión por el investigador francés Salim Lamrani. La entrada sobre Yoani en EcuRed cuenta además con 28 referencias.

Laura Pollán. Fundadora de las Damas de Blanco, un grupo que “desde su aparición pública comenzó a realizar actos de desacato y desorden público”. La serie de la Televisión Cubana, Las Razones de Cuba, en su capítulo Siempre habrá un Emilio, dejaba al descubierto mediante numerosas pruebas, videos entre ellas, como las autodenominadas Damas, manipulaban la realidad a su conveniencia:

Durante provocaciones que realizaron las damas de blanco en marzo de 2010, una de esas mujeres, perteneciente al grupo de las damas de apoyo, me dijo desde el primer día:¨Serpa, yo necesito que tú me ayudes con unas evidencias porque tengo la entrevista en Refugiados la semana que viene¨. Estaba buscando su aval político. Persiguen mucho las fotografías donde aparecen en caminatas, porque el Programa las exige, entre otras cosas, las noticias que salen en Internet y trabajan en base a éso (…) cualquiera de estas mujeres van allí, llevan las fotos… y eso para la SINA es un testimonio fuerte.

La difunta Laura Pollán, admitió una vez por las Damas de Blanco:

Aceptamos la ayuda, el apoyo, desde la ultraderecha hasta la izquierda, sin condiciones.

No lo inventó EcuRed, lo dice el mismo Nuevo Herald en su edición del 21 de mayo de 2008.

Según este mismo diario, Cuba es uno de 60 países que censuran la transmisión en línea y limitan o acosan consistentemente a sus usuarios. Contrastan estas palabras con las de Maimir Mesa, titular del Ministerio de Informática y las Comunicaciones, quién declaró recientemente que existe la voluntad política de continuar extendiendo el acceso a la red de redes, en función del enfoque principal del beneficio colectivo y de la disponibilidad de recursos.

Lo más interesante sobre las entradas a las que hace mención el Herald, es que no han sido redactadas por ningún oscuro funcionario del gobierno cubano bajo las órdenes directas del Consejo de Estado. La base de los colaboradores habituales de EcuRed, está compuesta por jóvenes, la mayoría perteneciente al movimiento de los Joven Club de Computación. Sus edades oscilan entre los veinte y treinta años, y colaboran en sus ratos libres con tecnología de punta, entiéndase viejas Pcs con 256 MB de RAM y la asombrosa velocidad de 64 kilobits por segundo!!!

Recordemos que según los medios todo lo que sucede en Cuba es obra del “gobierno”, o peor del “régimen castrista”, como aseguraba en 2010 Iroel Sánchez, el mismo cuyas declaraciones sobre una ecumovil han hecho saltar a los enemigos de la Revolución. Y es que los artículos que ha seleccionado el Herald en cuestión, no tienen nada que ver con un supuesto “oficialismo” cubano, ni son parte de ninguna conspiración para dominar o controlar la red de redes en Cuba. Da la casualidad que en todos los artículos seleccionados para la ocasión, yo he sido el principal colaborador. Casi que me siento halagado, porque Estados Unidos, Yoani Sánchez, Laura Pollán y Elizardo Sánchez Santa Cruz, han sido el fruto de largas horas de investigación en mis horas libres, y se unen a otros artículos para ascender a la cifra de 157. Aunque ya a algún que otro curioso le ha llamado la atención esa cifra (en tres años), la cosa no tiene nada del otro mundo cuando uno se entera que un colaborador de más de 67 años en sus momentos de ocio, ha aportado 225 artículos!!! A día de hoy solo lleva 1 año, 7 meses y 5 días en EcuRed.

Yo no soy funcionario de nada, no pertenezco al PCC, no estoy bajo las órdenes directas de ningún miembro del Consejo de Estado, ni nada por el estilo. Me considero una persona muy normal, con un salario bajo como el de casi todo el mundo, que se ve frente a tareas más grandes que la de Hércules cuando de llegar temprano al trabajo se trata y con las mismas inquietudes y preocupaciones que la mayoría de los jóvenes cubanos de hoy en día. Puedo dar fe de que mis colegas y amigos, participantes como yo en el Primer Festival de Colaboradores de EcuRed, cuentan con los mismos privilegios y beneficios que yo al colaborar en EcuRed: Vivir bajo el ardiente sol de Cuba, simultanear la EcuRed con mil y una tareas, al tiempo que cada quien se compromete con uno mismo de ser lo más fiel posible a los datos y hechos cuando de colaborar con la enciclopedia se trata.

Detalle de mi perfil de colaborador en EcuRed

Detalle de mi perfil de colaborador en EcuRed

No se puede juzgar a un proyecto en el que colaboran varios miles de personas, por la impresión que tengamos de una sola. Todo lo que te he contado, lo he hecho desde adentro de EcuRed.

Un pensamiento en “Era nueva, viejas mentiras

  1. Pingback: El arte de manipular la verdad | Inside

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s