Internet y el Bloqueo, Yoani Sánchez y yo

Conversación en TwitterA veces el subconsciente engaña, sobre todo cuando se trata de repetir frases dichas habitualmente. Es por eso que es mucho más sencillo llamar a EcuRed la “Wikipedia cubana”, que por su propio nombre, sobre todo para aquellos fuera de las fronteras de la mayor de las Antillas. Y es que el proyecto cubano a dos años de su lanzamiento oficial ya está consolidado sobre la base de 100 mil artículos, siendo por mucho el sitio cubano con mayor cantidad de visitas.

Cuando merodeo por las redes sociales intento aclarar a las personas las semejanzas y diferencias que la enciclopedia cubana tiene con su similar conocida como la enciclopedia libre. Debo recordar a los lectores que independiente a mi trabajo como instructor en un Joven Club colaboro habitualmente con EcuRed. Es por eso que en días pasados compartí con algunas personas en Twitter las entradas de EcuRed en las que se explican en que consiste este proyecto colaborativo, y algunos datos poco conocidos sobre Wikipedia.

Aunque los cubanos damos por seguro la mayor parte del tiempo que todo el mundo sabe que es el Bloqueo, la realidad es que no es para nada así. Uno de los twiteros tuvo muchas dudas tras leer en el el artículo de EcuRed que:

La enciclopedia cubana EcuRed surge ante la necesidad de aportar conocimiento universal en un dominio .cu para de esa manera ser accesible a la inmensa mayoría de los cubanos, que por causa de las restricciones que el bloqueo del gobierno de Estados Unidos impone contra Cuba, no puede acceder a Internet.

Ante todo quiero aclarar que el Bloqueo, desde la Conferencia Naval de Londres  de 1909, es un acto de guerra formal. Siendo así, sólo es posible su empleo entre los beligerantes y no existe ninguna norma del Derecho Internacional que justifique una práctica habitual de las potencias coloniales de los siglos XIX y XX llamada “bloqueo pacífico”. Los propios Estados Unidos, que son quienes llevan cinco décadas imponiendo sanciones absurdas a Cuba y a los países que intentan burlar el cerco, advirtieron a Francia en 1916 que:

Los Estados Unidos no reconocen a ninguna potencia extranjera el derecho de poner obstáculos al ejercicio de los derechos comerciales de los países no interesados, recurriendo al bloqueo cuando no exista estado de guerra.

En virtud de la prepotencia imperial y aprovechando que las principales empresas relacionadas a la red de redes están en suelo estadounidense, no es hasta 1992 que el congreso de Estados Unidos aprueba la Ley Torricelli, que acuerda dar acceso a Cuba a Internet como una maniobra para subvertir la sociedad y propiciar la propaganda contrarrevolucionaria. Luego de que esta se hace efectiva en 1994, dos años más tarde Cuba accede a Internet vía satélite, con un ancho de banda en la actualidad de apenas 323 megabits por segundo.

El 24 de enero del 2007 se firmó en Caracas un acuerdo para la creación de una empresa mixta cubano-venezolana con el objetivo de poner en funcionamiento  un cable submarino de fibra óptica que permitiría a Cuba mejorar su conectividad tres mil veces. En febrero de 2011 el cable llega a tierras cubanas y aunque poco o nada se ha sabido desde entonces oficialmente en la isla, el 24 de mayo de 2012 el ministro venezolano del Poder Popular para la Ciencia, Tecnología e Innovación, Jorge Arreaza, declaró que el cable se encontraba operativo y que el mismo también mejoraba la conectividad de Venezuela

Aunque del bloqueo se habla diariamente en la prensa nacional y las redes sociales, nada se dice de un proyecto que le ha costado casi 70 millones de dólares a la maltratada economía cubana. Recientemente, durante la presentación este miércoles de un informe de gestión a la plenaria de diputados en el presente período ordinario de sesiones de la VII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el Ministro de Informática y las Comunicaciones de Cuba anunció que existe la voluntad política de continuar extendiendo el acceso a la red de redes, en función del enfoque principal del beneficio colectivo y de la disponibilidad de recursos.

En Cuba existen dos grandes redes, INFOMED y TINORED, pertenecientes al Ministerio de Salud Pública, y los Joven Club de Computación respectivamente. Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas en el 2011 había en la isla 2,6 millones de usuarios en línea, en comparación con 1,8 millones del 2010.  La mayor cantidad de usuarios de Internet accede desde las redes arriba mencionadas, así como desde centros educacionales y científicos.

Una de las preguntas que me hicieron vía twitter era sobre las medidas que usábamos los cubanos para saltarnos el bloqueo y acceder a Internet. La Internet no está totalmente bloqueda para los cubanos, si existen centenares de sitios web y servicios a los que no podemos acceder a causa del bloqueo. Por poner solo algunos ejemplos, desde Cuba no se puede acceder al popular  Google Analytics, ni a  Google Earth, Google Destktop Search y Google Toolbar. Tampoco accedemos a Google Code Search, que supuestamente promueve las bondades del software libre. Todo lo anterior demuestra que es complicado burlar el cerco y que la puerta de salida cibernética es bastante estrecha.

Página hacia la que redirige Google al intentar acceder a los servicios de  Google Analytics

Página hacia la que redirige Google al intentar acceder a los servicios de Google Analytics

Al inquirir sobre la manera de burlar el bloqueo a Internet, me preguntaron sobre como hago yo y como hace Yoani Sánchez para llegar hasta la red de redes.

Las vías de acceso son tan diferentes como la manera de pensar. Yo soy uno más de los casi cinco mil trabajadores con los que cuenta el movimiento de los Joven Club de Computación, que accede desde una de las casi 600 instalaciones que hay diseminadas por todo el país. Por el exiguo ancho de banda con que cuenta todo el movimiento, salimos todos, entre ellos yo. La Sánchez accede cómodamente desde las instalaciones que la SINA tiene habilitadas para que los ciudadanos cubanos que tratan de subvertir el orden interno disfruten de Internet.

Yoani Sánchez accediendo a Internet desde el Hotel Nacional

Yo tengo las limitaciones que me impone el gobierno de los Estados Unidos para navegar, o más bien “gatear”, debido a la baja velocidad de conexión, pero la Sánchez, por disposición del Departamento de Estado norteamericano, detenta la única cuenta PayPal existente en Cuba. Mientras ella se dedica a gastar el dinero de sus numerosos premios, que no son otra cosa que una manera de financiar sus actividades subversivas, yo me dedico a trabajar realmente mientras intento llegar a fin de mes. Yo escribo de cosas reales y ella al parecer vive en Yoalandia, un mundo de ficción donde la mentira siempre supera a la realidad.

Cuba no es un mundo perfecto, pero tampoco es el infierno que Yoani pinta. Pero hacer política es un negocio muy rentable  en todas partes del mundo, por eso mientras yo pregunto que pasó con la fibra óptica que beneficiaría a millones de cubanos, otros piensan en que la mayor prioridad es la creación de nuevos partidos políticos.

Resumiendo amigo tuitero, en Cuba si hay Internet, apenas, pero hay, y mucha culpa es el bloqueo en este caso y miles de otros. Y yo accedo desde el nivel más humilde de la sociedad, mientras que otros escalan desde el punto más alto de la mentira. Como dice Taladrid, saque usted, sus propias conclusiones.

3 pensamientos en “Internet y el Bloqueo, Yoani Sánchez y yo

  1. Si de verdad la Sánchez sacara sus propias conclusiones, te aseguro que sería productiva y al menos una vez en su vida no hablaria con palabras discordante y dejaría de vivir en ese mundo de mentira donde se esconde.

  2. Gracias por la amplia explicación, Arián. Tenías toda la razón en que no cabía en un tuit, ni en dos🙂

    Me alegra mucho tener información desde dentro de la isla, porque no es fácil encontrarla.

    He de reconocer que tenía otra idea totalmente distinta después de leer varios artículos en medios de otros países, pero sobre todo después de haber visto en Cuba durante mi estancia en 2011 que los cubanos con los que me crucé no tenían acceso a internet, ni por satélite ni por cable. Los únicos lugares que se encontraban con acceso entonces, al menos para los extranjeros como yo, eran las oficinas de correos. El precio para los cubanos era inaccesible entonces, y casi también para viajeros sin muchos recursos como yo.

    Supongo que no vi todas las posibilidades que ofrecía Cuba en cuando a conexión a internet, y que desde entonces la conectividad ha aumentado y también el número de cubanos conectados a la red.

  3. Pingback: El arte de manipular la verdad | Inside

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s